Cómo ahorrar en el regreso a clases

Planifique y haga un presupuesto para adquirir sólo lo que necesita.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Cómo ahorrar en el regreso a clases
Antes de salir a las tiendas con sus hijos haga una lista de lo que ellos necesitan.
Foto: Archivo

De nuevo llegó la época a la que le temen muchos padres de familia… la salida de compras para el regreso a la escuela. Ese es un ‘paseo’ que no sólo afecta la economía familiar, sino que da muchos dolores de cabeza por las discusiones que se generan entre padres e hijos por las extravagancias de las prendas y artículos que los chicos quieren comprar.

Hay un refrán que dice: “Hombre prevenido vale por dos”. Tómelo muy en cuenta este año cuando salga a las tiendas con sus hijos y, para prevenir discusiones, haga una lista de lo que ellos necesitan y el dinero que usted puede gastar.

Por lo general los niños y adolescentes quieren comprar de todo, están muy inspirados en la moda que lucen sus artistas preferidos, o la ropa que usan sus amigos. Pero, ¿realmente necesitan mucha ropa para el inicio del año escolar?

Los niños y jovencitos crecen a la velocidad de la luz. Si les compra mucha ropa le aseguro que antes de que puedan estrenar el último pantalón ya éste les quedará corto o han cambiado de parecer y ya no les gusta. Lo más sensato es comprarles un atuendo para que estrenen el primer día de clases y esperar a la última semana de agosto o las primeras de septiembre y aprovechar las ventas de liquidación de temporada.

Antes de salir de compras y aprovechando las vacaciones, haga que sus hijos limpien el armario y saquen todas las prendas que no les gustan o que ya no les quedan. Le aseguro que encontrarán más de una pieza que nunca usaron.

La ropa o zapatos que ya no quieren y está en buenas condiciones pásenla a los hermanos menores o primos; o bien dónela a alguna organización de caridad o haga una ‘venta de garaje’ para tener más dinero en efectivo al salir de compras durante estos días.

Una vez limpio el clóset, haga una lista de las prendas que quieren o les hace falta. Una buena recomendación es leer el código de vestuario de la escuela, para no comprarles prendas que no pueden usar para ir a clase. Asegúrese también de guardar un poco de dinero para los gastos extras que les piden en la escuela, como la compra del uniforme de educación física, en el caso de secundaria y preparatoria.

Si en la escuela a la que asisten sus hijos llevan uniforme, asegúrese de comprar al menos dos conjuntos, para que puedan usar uno mientras se lava el otro.

Cuando se trata de los universitarios, además de los altos costos de la educación superior, los padres también tienen que considerar el gasto de ayudar a sus hijos a decorar sus dormitorios universitarios.

En este caso, una manera de ahorrar dinero es comprarles artículos de segunda mano, como hornos microondas, mini refrigeradores, lámparas, mesitas, cafeteras, etc.