Mexicano da pie a campaña por derechos laborales

Félix Trinidad, quien murió de cáncer, no tenía días de enfermedad en su trabajo
Mexicano da pie a campaña por derechos laborales
Félix Trinidad trabajaba para Golden Farm, cuyos empleados no cuentan con días de enfermedad pagos, entre otros beneficios, y están luchando por sindicalizarse.
Foto: Archivo

Nueva York – La muerte del mexicano Félix Trinidad, que soportó por casi un año la agonía de un cáncer estomacal que no fue diagnosticado por no contar en su trabajo con días de ausencia por enfermedad, generó una amplia campaña en favor de los derechos laborales en esta ciudad.

Trinidad no podía darse el lujo de faltar sin permiso al trabajo y perder el salario de una jornada, pues de su labor dependían su esposa y dos hijos.

El cáncer que le quitó la vida el pasado 12 de julio, a los 34 años, le fue detectado cuando ya era irremediable.

Ni siquiera bajo tratamiento de quimioterapia, Trinidad pudo obtener el permiso de su empleador, el supermercado Golden Farm, en Kensington, Brooklyn, para descansar y recuperarse, tal como ordenaron sus doctores.

“Me gustaría que se pagaran todos los días de enfermedad para los trabajadores de Golden Farm, para que se sientan mejor y para que no se preocupen si faltan al trabajo porque están enfermos”, dijo Anastacia González, viuda de Trinidad.

González aseguró que planea quedarse en Nueva York, donde ahora vive con su hermano y con el hermano de Trinidad, además de sus dos hijos, pese a que su viudez cambió su vida de manera drástica.

González participó en un evento celebrado el miércoles frente al Ayuntamiento por organizaciones comunitarias y líderes religiosos, a fin de pugnar porque el Concejo local apruebe una ley que refuerce la obligación de los empleadores a conceder días de enfermedad pagados.

El caso de Trinidad no es único en la ciudad. Según un informe del Centro para el Control de las Enfermedades, los trabajadores sin días pagados por enfermedad tienen menor probabilidad de que se detecte el cáncer de manera oportuna o recibir otros tratamientos.

El derecho a los días pagados por enfermedad, el pago de salarios mínimos, vacaciones y aumentos anuales de sueldo corresponden a todos los empleados de la ciudad, independientemente de su condición migratoria, indicaron expertos.

Incluso los trabajadores indocumentados tienen derecho a formar sindicatos en sus lugares de trabajo, una lucha que Trinidad encabezó en Golden Farm antes de su muerte.

De acuerdo con voceros del organismo Comunidades de Nueva York por el Cambio (NYCC, por sus siglas en inglés), los empleados de dicho supermercado ya ganaron la elección para formar el sindicato, y sólo tienen que obtener el aval de las autoridades locales.

Indicaron además que el empleador es investigado por la fiscalía general de la ciudad, que podría instruirle de cargos criminales, además de que enfrenta una demanda por salarios caídos.

Mientras tanto, el gobierno de México –que se encargó del traslado del cadáver de Trinidad a su natal Puebla– urgió a los trabajadores inmigrantes de la ciudad a levantar denuncias en caso de abusos en sus trabajos.

En un evento en que anunció la Semana de los Derechos Laborales, que será celebrada del 27 de agosto al 3 de septiembre con objeto de difundir las obligaciones de los patrones respecto de sus empleados, el gobierno de México pidió a los inmigrantes informarse.

“Uno de los problemas es que los trabajadores inmigrantes a menudo no son conscientes de sus derechos o tienen miedo a denunciar abusos para no perder el trabajo”, declaró Carlos Sada, cónsul general de México en Nueva York.

Por su parte, representantes del Departamento del Trabajo local informaron que los trabajadores que más pierden la vida en el trabajo en la ciudad son latinos, entre los que se encuentran los mexicanos como el grupo con mayor tasa de mortalidad.