Una molestia llamada reflujo

La condición digestiva puede traerle graves problemas a su salud
Una molestia llamada reflujo
El libro 'The Acid Reflux Solution' es un guia de nutrición que ayuda a curar de forma natural el reflujo.
Foto: archivo / la opinion

Nueva York – Julio César Álvarez Montelongo, mejor conocido como Julión Álvarez y su Norteño Banda, se vio obligado a mediados de este año a retirarse por unos meses de los escenarios.

Y no es que el cantante sinaloense de corridos haya recibido una amenaza de muerte o de secuestro por sus canciones y corridos.

Este se vio obligado a hacer un receso en su carrera artística a causa del reflujo ácido que padece y que no había tomado en serio hasta que los síntomas estabán haciendo de las suyas: afectaron sus cuerdas bucales, su garganta.

“A veces, hasta cuando estoy cantando, siento que los jugos gástricos se me suben hasta la garganta y me siento incómodo… voy a tener que ponerme juicioso con lo que como, tal como dice mi médico”, compartió Álvarez, entre risas, durante una entrevista de un programa de la televisión de habla hispana de Estados Unidos, en julio, mes cuando dio a conocer oficialmente su temporal retiro de los escenarios por su condición médica.

El intérprete de “Ni lo intentes” no está solo en su problema de salud. Actualmente, más de 50 millones de estadounidenses sufren de reflujo ácido o reflujo gastroesofágico (ERGE).

“El reflujo ácido es más común de los que se piensa”, explica el doctor Jorge E. Rodríguez, especialista en gastroenterología. “De hecho, se sabe que más de un cuarto de los estadounidenses se automedican medicamentos antiácidos, unas dos veces al mes, para calmar los síntomas relacionados con el reflujo”.

El reflujo se presenta cuando la mezcla de alimentos y los jugos gástricos que están en el estómago se suben hasta la garganta, debido a que un músculo llamado esfínter (que funciona como una válvula y está situado entre el estómago y el esófago) no cierra como es debido por varias causas. El estrés, la tensión nerviosa y la ingestión de alimentos muy condimentados y grasosos son algunas de las principales causas.

El reflujo ácido, conocido en inglés como ‘heartburn‘, causa casi siempre ardor en el pecho y la garganta.

“Aunque (el reflujo ácido) luce muy benigno, éste puede causar problemas de salud como tos, nódulos en las cuerdas vocales, cambio en el tono de la voz, asma, úlceras y cáncer del esófago”, ahondó el galeno, coautor del libro ‘The Acid Reflux Solution’, que explica las causas y síntomas de esta enfermedad y ofrece una guía de nutrición que ayuda a curar de forma natural esta condición.

Cuando el malestar crea nódulos (o inflamación crónica) en las cuerdas vocales, puede cambiar la vida entera de quienes viven de su voz. Es decir, que están dedicados a profesiones como el canto, la oratoria y los programas de radio o televisión.

De acuerdo con el doctor Rodríguez, la mayoría de las personas que sufren de acidez tienden a crear una dependencia a largo plazo de medicamentos como antiácidos y reductores de ácido, que calman las molestias pero que traen problemas de salud que van desde la pobre absorción de los nutrientes hasta el riesgo de desarrollar una infección bacteriana.

Como explica Rodríguez en su libro (que trae recetas creadas por él y la nutricionista Susan Wyler), los antiácidos deben usarse como una herramienta transitoria para reducir los síntomas del reflujo ácido mientras se incorporan cambios alimenticios y de estilo de vida que paulatinamente ayudan a curarlo de manera natural.

“Tras analizar varios historiales médicos de personas que sufren de reflujo se llegó al consenso de que hay condimentos o ingredientes, como el ajo o la cebolla, que a la mayoría de las personas les causan reflujo; así como las grasas saturadas, el chocolate, el café, el vino rojo y las comidas pesadas con poca fibra”, explica el galeno.

Por ello, en su plan alimenticio, Rodríguez propone consumir gran cantidad y variedad de frutas y vegetales frescos, que son fuente de fibra. Asimismo recomienda comer en porciones chicas, tomar mucha agua y hacer ejercicios.

En cuanto a los cambios de estilo de vida, el experto dice que lo más importante es evitar acostarse o reclinarse luego de comer. “Esto sólo se puede hacer después de tres horas de haber comido”, aclara el doctor. “Hay que permanecer de pie o sentado con la espalda recta”.

Elevar un poco el colchón en la zona de la cabecera de la cama, para que la posición al dormir no sea completamente horizontal, es otra de las costumbres que evita las molestias de la acidez; así como el tomar una caminata después de comer.

“El caminar luego de almorzar o cenar ayuda a la buena digestión”, apunta el doctor Rodríguez. “Ésta era una costumbre saludable que tenían nuestros abuelos y que se ha perdido con la vida sedentaria que hoy llevamos”.