Toyota Prius llega renovado

El Prius se vende desde el 2000 en Estados Unidos con un rotundo éxito, siendo hoy el híbrido más vendido de la historia.
Toyota Prius llega renovado
El rey de los vehículos híbridos a nivel mundial, el Prius de Toyota, sufre una ligera transformación para la versión 2012.
Foto: Toyota

Nueva York – El Toyota Prius se vende en más de 70 países, con Japón y Estados Unidos representando los mayores mercados. El Prius fue el primer vehículo híbrido fabricado en serie cuando apareció en Japón en 1997. Desde el 2000 se vende en Estados Unidos con un rotundo éxito, siendo hoy el híbrido más vendido de la historia.

Para el 2012, y tras recibir una serie de modificaciones que refrescan su exterior y mejoran su sistema de información y entretenimiento, este modelo regresa para seguir manteniéndose al tope de ventas.

El Prius está dotado de un propulsor de gasolina de 1.8 litros de cuatro cilindros que entrega 98 caballos de fuerza a 5,200 rpm. En combinación con el motor eléctrico, tiene la capacidad de generar un total de 134 hp. Dicho propulsor se encuentra relacionado a una transmisión continuamente variable (CVT).

Este sistema híbrido se encarga de recargar una batería a través de la energía obtenida en cada una de las frenadas mientras el vehículo circula. Para contribuir al ahorro de combustible, este modelo también cuenta con el sistema ‘Stop-Start’ que apaga automáticamente el motor de gasolina mientras el auto está detenido. Unos sistemas que unidos a su motor de 1.8 litros consiguen que el nuevo Toyota Prius 2012 tenga un rendimiento de 51 mpg en ciudad, 48 mpg en carretera.

El corazón del desarrollo del Toyota Prius de tercera generación es el concepto “Hybrid Synergy Drive” de Toyota. Su principal característica es el hecho de utilizar un módulo separador de energía eléctrica y un generador, lo que permite realizar al mismo tiempo la aceleración del motor y la generación eléctrica de forma independiente.

Con pocos cambios en el exterior, el mismo muestra el mismo diseño, triangular, pensado para ofrecer una baja resistencia al viento aunque ha sufrido algunos cambios que le dan una mejor apariencia. Entre estos cambios está un pequeño incremento en la altura de la fachada frontal, inclusión de luces diurnas de tecnología LED y ligeros cambios estéticos en las luces traseras.

Su interior se muestra sobrio, simple y combina elegancia con modernidad. La mirada se concentra en la consola central símil puente y el gran tablero, que muestra información diferente a la tradicional, aunque me pareció un poco complicada). Por ejemplo, la pantalla central ofrece atractivos gráficos para saber qué tipo de conducción desarrollamos y cuánta energía consumimos de acuerdo al estilo de manejo.

Además, cuenta con el Head up display, que proyecta información sobre el parabrisas. No me gusto mucho su posición de manejo, la encontré un poco torpe, aunque de eso depende cada conductor.

Los materiales presentan una buena terminación y un prolijo impacto visual. El interior es amplio y presenta buenas cotas interiores.

El punto fuerte del Prius es su bajo consumo de combustible y los tres modos de manejo, adicional al manejo normal o estándar, que el conductor puede utilizar según las condiciones que se le presente: Eco, EV y Power.

En modo Eco, el sistema prioriza la economía de combustible, incluso con el aire acondicionado prendido. En modo EV, el carro es impulsado únicamente por la energía almacenada en las baterías y en modo Power, es cuando el carro ofrece una respuesta más potente y rápida. Por lo tanto, el modo Eco es el ideal para cuando se conduce por la ciudad, el modo EV cuando se quiere recorrer distancias cortas a baja velocidad, como por ejemplo en el tráfico; y el modo Power para transitar en carreteras o calles inclinadas.

Su andar es muy suave, aunque en algunos momentos se siente ruidoso. Al pisar el acelerador, un sistema inteligente ajusta la distribución de potencia entre el motor a combustible y el eléctrico, a fin de ahorrar el máximo combustible posible. Recién ahí se percibe la entrada en funcionamiento del motor a combustión. Al frenar se inicia uno de los procesos más característicos del Prius: el motor eléctrico actúa como un generador recuperando la energía cinética del frenado, la cual normalmente se pierde en forma de calor.

Así es que la transforma en energía eléctrica para recargar las baterías; gracias a esto el sistema es capaz de recuperar hasta un 80% de la fuerza de frenado.

El Prius no está pensado para un manejo deportivo. Aún así, el Prius es muy estable en carretera a velocidades altas y en curvas rápidas, lo cual permite un manejo seguro y con total confianza.

Sus rivales más directos, el Honda Insight y Chevrolet Volt, están muy lejos de sus ventas. El Prius es líder indiscutible en el mercado de los Híbridos.