Mexicana convence en Venecia

Venecia, Italia/EFE – La joven cineasta mexicana Natalia Beristáin convenció en el 69 Festival Internacional de Cine de Venecia con su filme “No quiero dormir sola”, un debut como directora que encierra una historia muy personal y con la que opta al llamado “León del Futuro”.

Dentro de la sección paralela de la “Semana Internacional de la Crítica”, la película de Beristáin, producción mexicana de 83 minutos de duración, fue proyectada, por primera vez, en “la Mostra” con una gran acogida por parte de la prensa y la industria cinematográfica.

“No quiero dormir sola” lleva a la gran pantalla la historia de Amanda, una joven mexicana que debe hacerse cargo de su abuela, Dolores, con quien no ha tenido mucho contacto en los últimos años y que, con problemas de alcoholismo y alzheimer, necesita de alguien que se ocupe de ella.

La idea de esta historia, que habla de la vejez, la pérdida de la memoria y la belleza desde un punto de vista femenino, le llegó a la cineasta cuando, en pleno trabajo en un proyecto cinematográfico tuvo que ocuparse de su abuela, la difunta actriz Dolores Beristáin, al acusar esta problemas de salud.

“Este proyecto me supuso una especie de válvula de escape. Me ahorré varios años de psicólogo. Era un momento en el que me resultaba más fácil enfrentarme a la realidad con el papel, en la escritura del guión”, comentó.