Emblemas nacionales

Estos ocho países celebran su independencia en septiembre.
Emblemas nacionales

El Quetzal es una de las aves más bellas del planeta. No por casualidad toda una civilización adjudicó la impresionante belleza de sus plumas a su dios principal, Quetzalcóatl o Kukulkán, la serpiente vestida con plumas de Quetzal. El vocablo ‘quetzalli’ proviene del náhuatl y puede traducirse como “cola de brillantes plumas largas”. El Quetzal es el símbolo nacional de Guatemala, así como el nombre de su moneda nacional.

La leyenda dice que Tecún Umán, el último rey maya-k’iché en lo que ahora es Guatemala, enfrentó cuerpo a cuerpo al conquistador Pedro de Alvarado, durante una batalla definitiva en Xelajú (hoy Quetzaltenango). Tecún Umán clavó la filosa punta de jade de su lanza en el pecho del caballo de Alvarado. El conquistador, al incorporarse de la caída, hundió su espada de acero en el corazón del rey guerrero. La leyenda continúa diciendo que entonces, un Quetzal se posó sobre el pecho ensangrentado del valiente mandatario, tiñéndose para siempre de rojo carmín el pecho del ave.

Desde luego que la Pupusa es la comida representativa de El Salvador, y entre sus bailes nacionales se cuentan “El Carbonero” y “Las Cortadoras”, danzas relacionadas con el mineral nacional, el Carbón, y con el corte del grano en las fincas cafetaleras. El torogoz, una preciosa ave en peligro de extinción, es el ave nacional salvadoreña. De plumaje multicolor, tiene como característica una larga y elegante cola de plumas, que termina bifurcada en dos sobresalientes plumas de color turquesa, que hacen juego con los toques azuláceos del plumaje de la cabeza.

La flor de Izote, una liliácea comestible con la que el guanaco prepara sus tradicionales “huevos con flor de izote”, fue declarada la flor nacional de El Salvador el 21 de diciembre de 1995. Y, aunque el Bálsamo y el Maquilishuat son los árboles nacionales por decreto del 1 de septiembre de 1939, el Maquilishuat es el más reconocido debido a que sus enormes flores de color rosa embellecen la panorámica guanaca cada primavera.

Los hondureños declararon a la colorida Guacamaya símbolo de la Fauna Nacional de Honduras el 28 de junio de 1993. El mismo día, y en el mismo decreto del Congreso Nacional, el Venado Cola Blanca pasó a compartir con la Guara o Papagayo, como también se le conoce a la Guacamaya, el ser otro símbolo de la fauna nacional. En éste segundo caso, con el propósito expreso de preservar y proteger al Venado Cola Blanca de la depredación humana y de su extinción, considerado desde entonces el Mamífero Nacional de Honduras en calidad de patrimonio mundial invaluable resguardado por los catrachos.

Honduras tiene además otros símbolos nacionales debido a la extraordinaria belleza de su flora y vegetación. La Orquídea (en su especie Rhyncholaelya Digviana), es por decreto del 26 de noviembre de 1969, la Flor Nacional de Honduras. Mientras que desde muchos años antes, el 4 de febrero de 1927, El Pino, (Pino ocote o Pinus oocarpa), representa por decreto la Flora Nacional de Honduras.

A pesar de que el Guardabarranco es reconocido por los nicas como su ave nacional, Nicaragüa sigue sin tener un ave nacional oficial. El Guardabarranco es un ave preciosa de la familia Momotidae denominada momoto ceja turquesa, que vive en toda Centroamérica desde la Península de Yucatán hasta Costa Rica. En Yucatán le dicen “pájaro Toh”, en El Salvador “Torogoz”, donde sí es su ave nacional oficial.

En cambio, la Flor de Sacuanjoche es la Flor Nacional de Nicaragüa por decreto del 17 de agosto de 1971. Sacuanjoche es una flor de mayo, florece por toda Nicaragüa, pero se extiende desde México hasta Panamá y el norte de Venezuela. En México la llaman “Cacaloxochitl”, en Guatemala la “Nicte de Monte”, en Costa Rica “Cacalojoche”, y en Panamá la “Caracucha”.

Ésta es una flor de belleza espectacular que en su versión más conocida es de color blanco hueso con el centro amarillo. Su perfume intenso, agradable y dulce, parecido a la vainilla o la almendra, ha sido muy utilizado en perfumería.