Huérfana la izquierda mexicana

MÉXICO, D.F.- La separación de su excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO) divide opiniones entre los dirigentes que dudan sobre un futuro de mayor unidad o de división; si habrá una desbandada o si lograrán consolidar a otros líderes que logren un triunfo real y oficial en la presidencia.

Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y tres veces contendiente a la Presidencia (1988, 1994 y 2000) opinó que la “sana distancia” de López es una oportunidad para buscar “otros mexicanos” con capacidad “de llegar al poder”.

“El PRD tiene que ponerse a trabajar muy duro para que realmente sea un partido con sentido progresista”, expresó.

AMLO anunció sus intensiones de formar un partido que surgiría de la organización civil Morena, creada por él mismo tras su primera derrota en 2006. Oficialmente esta tarea lo llevó a renunciar formalmente al PRD, al Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano que integraban la coalición Movimiento Progresista.

Pero el distanciamiento con los perredistas inició años antes, en 2009, explicó el analista político Javier Aparicio del Centro de Investigación y Docencia Económica: cuando se peleó con los Chuchos – una corriente dentro del partido- por el control de la dirigencia y la imposición de candidaturas para el congreso.

El comentario general era el retiro de López Obrador anunciado el domingo.