Inicio de una nueva era

Las profecías anuncianel Sexto Amanecerde los Mayas

En el sitio http://www.profecias-mayas.com leo la cuenta en movimiento regresivo indicando que faltan 97 días 12 horas 8 minutos y algunos segundos para el 21-12-2012, fecha de solsticio de invierno en el hemisferio norte, y solsticio de verano en el sur, marcado en el calendario maya como el momento en que inicia un nuevo ciclo cósmico, periodo de 5,200 años: el Sexto Ahau o Sexto Sol.

La visión del mundo del cristianismo, apegado a supersticiones medievales sobre el Apocalipsis y el Fin del Mundo, reaviva de vez en vez las llamas del Día del Juicio Final. Según ciertas versiones de fuerte sincretismo cultural, algunos piensan que los mayas creían que de acuerdo con su cuenta larga, el año de 1999 de la era cristiana contando desde el eclipse solar de ese año, empezaría un periodo de transición de 12 años que concluye el 21 de diciembre de 2012, llamado por ellos “El tiempo del no-tiempo”.

Durante ese lapso debieron suceder acontecimientos de impacto a la humanidad -haga su propio recuento mental de hechos acaecidos entre el 2000 y el 2012- que deberían ser interpretados como avisos o advertencias, dicen tales visiones que anuncian un cambio por venir. La época del cambio de los tiempos, aseveran, permite a los seres humanos “sincronizarse” con el planeta, que en expresión maya, más críptica y bella a la vez, es el tiempo en que la humanidad entra “al Salón de los Espejos”.

El 21 de diciembre de 2012 “no se va a acabar el mundo”, asegura el historiador Martín Trejo Sandoval, de la Casa del Mayab, en Yucatán, quien estuvo de visita recientemente en la ciudad de Los Ángeles dando la noticia: ¿El Armagedón? Parece que ya no.

Los apocalípticos han vuelto a posponer la fecha del fin de los tiempos, y ante la inminencia de la fecha señalada por los mayas, gana terreno la idea del Cambio de Época, una reinterpretación tipo New Age del Popol Vuh y del Chilám Balám.

“En ninguna parte los mayas dijeron que se iba a acabar el mundo”, explica Trejo Sandoval, citando las pocas fuentes mayas sobrevivientes a la implacable destrucción española. “Me gusta más pensar que el inicio de una nueva cuenta larga significa el inicio de una nueva era, que es como pueden interpretarse las líneas del Chilám Balám que dicen:

“Renacerá la cultura Maya.

Vendrán gentes del Norte y del Oriente.

Chichén Itzá será asiento del

renacimiento de Kukulkán.

Bajará el pájaro verde.

Llegará el ave amarilla.

Será entonces cuando Itzam despertará”.

– Chilám Balám

Mientras que historiadores expertos en la cosmovisión Maya como Enrique Flores Cano, califican de “¡patrañas”! lo relativo tanto al fin de los tiempos como al inicio de una nueva era de “convergencia armónica” entre los seres humanos, miles alrededor del planeta ya tienen su boleto al fin del mundo en alguna de las celebraciones y eventos especiales que se preparan hacia el 21 de diciembre del 2012 en la Zona Maya.

Para algunos significa un viaje al templo de Kukulkán en Chichén-Itza a presenciar el Sexto Amanecer de los Mayas, y participar de las ceremonias rituales. Para otros es un crucero espiritual de Fin del Mundo e Inicio de una Nueva Era por la Riviera Maya, que incluye tours de “alineamiento galáctico” en las pirámides y cenotes sagrados; así como actividades en resorts y cruceros.

Para la Secretaría de Turismo de México y de los estados de la Península de Yucatán, la fiebre de curiosidad por el fin del mundo –alimentada con una campaña publicitaria a lo largo del año- representa un incremento de 12 millones de visitantes a la Riviera Maya mexicana durante el 2012, que dejarán cientos de millones de dólares extra. “Hay que aprovechar el momento”, dijeron los tecnócratas del turismo mexicano sobre el incremento de turistas esperado para diciembre de 2012, especialmente en Chichén-Itzá.

¿Quién sabe?, pero dicen los enterados que estamos viviendo el fin del tiempo del no-tiempo. Termina la transición. Vamos atravesando el umbral del Sexto Ahau. Son días del Fuego Nuevo.

?>