Los “do” de la reconciliación

Especialmente si están preparando su boda, las discusiones pueden estar a la orden del día. Pero el momento de la reconciliación es tan importante como hablar de lo sucedido.
Los “do” de la reconciliación
La reconciliación requiere siempre comunicación.
Foto: Thinkstock

• Busquen la oportunidad de hablar con calma y aclarar los malos entendidos, a la brevedad, de lo contrario, el problema puede hacerse mayor.

• Antepongan el respeto y amor que se tienen. Escúchense mutuamente con atención y sin interrumpirse, podrán darse retroalimentación cuando cada uno haya terminado de exponer su punto de vista.

• Muestren su buena voluntad cediendo cuando sea necesario, todo a favor de que las cosas salgan bien para las dos partes. Cabe aclarar que ambos deben ser honestos en lo que pueden aceptar de buena gana y sin que les implique un sacrificio extremo.

• Propónganse mejorar su comunicación, nada de quedarse callados o asumir que el otro debe tomar todas las decisiones. Hablen con libertad y confianza de que los acuerdos siempre llegarán, sobre todo, asuman como su estandarte a la prudencia y el buen juicio.

• Más que válido hacer su ritual de reconciliación, tan amoroso y creativo como la cabeza y el corazón les dé, pero no olviden que todo debe quedar perfectamente claro y solucionado, antes de darle paso al festín.

Los “don’t” de la reconciliación

Regresa a Los “do” y los “don’t” de la reconciliación

?>