Cambiar los estereotipos

Cambiar los estereotipos

El diccionario define que un estereotipo es una imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable. Esta descripción, especialmente en su carácter de ser algo muy difícil de cambiar, muestra la magnitud del reto de los latinos ante la percepción negativa que existe de ellos.

Un sondeo de opinión de la National Hispanic Media Coalition y Latino Decisions reveló que casi un tercio de los estadounidenses, que no son de origen latino, cree que la mitad de los hispanos son indocumentados. Además, uno de cada dos entrevistados piensa en los latinos cuando escucha “beneficiario de ayuda pública”, también la mitad los asocia a “ser menos educados”, 44% cree que “se niegan a aprender inglés” y sólo 40% los describe como patriotas.

Los autores de la encuesta enfatizaron la responsabilidad de los medios, como la televisión, para diseminar mayormente una mala imagen de los latinos, como delincuentes y pandilleros, en vez de darles papeles más positivos.

Creemos que al papel de los medios se le debe sumar el de los políticos que buscan chivos expiatorios para avanzar sus carreras. Ellos explotan y promueven la ignorancia, esa que no sabe que solo el 11% de los latinos son indocumentados, que no se da abasto a la cantidad de inmigrantes que quieren aprender ingles, ni que los latinos son el grupo étnico con la mayor cantidad de condecoraciones en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

Es cierto que también el sondeo mostró que hay imágenes muy positivas de los hispanos como el valorar la familia, ser trabajadores y honestos. Estas son las percepciones que muchas veces son recordadas por los políticos cuando buscan respaldo latino.

Sin embargo, son los estereotipos negativos son los que hierven la sangre de muchos votantes, esos que no tienen inconveniente que se compare a los indocumentados a los perros o al ganado, tal como lo han hecho legisladores federales.

Al mismo tiempo, la gran variedad de fuentes de información para todos los gustos permite a la persona elegir aquel que piensa igual, confirmando sus estereotipos y prejuicios.

Los medios de comunicación y entretenimiento tienen una gran responsabilidad en no perjudicar con imágenes distorsionadas a un significativo sector de nuestra sociedad. Es necesario promover y defender la imagen positiva y rebatir el estereotipo que hay sobre la mayoría de los 50 millones de latinos. De esta manera se podrá cambiar lo “inmutable” de la definición.