Conectando inalámbricamente a la comunidad hispana

La banda ancha móvil está conectando a la comunidad hispana de los Estados Unidos en nuevas y enriquecedoras formas, lo cual resulta en mayores oportunidades económicas, educativas, de salud y cívicas para los latinos. De hecho, un reciente informe del Instituto Hispano y Mobile Future revela que los 50.5 millones de hispanos que viven en los Estados Unidos actualmente recurren cada vez más a la banda ancha móvil en lugar de conexiones por cable como su principal forma de acceso a Internet.

El informe, titulado “El Acceso de los Hispanos a la Banda Ancha: Aprovechando al Máximo un Futuro Móvil y Conectado”, muestra que los hispanos están entre los usuarios más activos de la banda ancha móvil en todos los grupos demográficos en los Estados Unidos.

Ellos también tienden a tener más movilidad geográfica que la población total de los Estados Unidos y generalmente dependen en mayor medida de servicios inalámbricos. Hoy en día, el 90% de los hispanos entre las edades de 18-29 tienen teléfonos celulares, el 70% tienen computadoras portátiles, más del 51% tienen teléfonos inteligentes (“smartphones”) y casi el 20% tiene tabletas.

Estas asombrosas tasas de adopción de la tecnología entre los hispanos están impulsando la captación igualmente rápida del uso de la banda ancha móvil para la promoción de la educación, la salud, el acceso a los servicios financieros y el compromiso cívico. Y durante este año de elecciones presidenciales, las tecnologías móviles están ofreciendo a la comunidad hispana un megáfono para el compromiso cívico. Los votantes hispanos son una parte cada vez más poderosa del electorado de los Estados Unidos y los candidatos políticos están escuchando más que nunca de estos votantes, en línea y de forma inalámbrica.

Con el 40% de los hispanos utilizando dispositivos inalámbricos para acceder a Internet, la banda ancha móvil es una plataforma vital para que los hispanos participen en los debates políticos y se involucren como votantes, en temas tan diversos como la reforma de inmigración, la política pública sobre el cuidado de la salud y la economía.

Hoy en día, hay más suscripciones móviles que personas en los Estados Unidos, y la expansión del uso de la tecnología móvil está drenando las redes inalámbricas y el espectro que las alimenta a un ritmo sin precedentes. La Comisión Federal de Comunicaciones prevé que la demanda de espectro móvil podría superar a la oferta tan pronto como el próximo año.

Como resultado, los operadores de redes inalámbricas están trabajando sin descanso para mantener el ritmo de la demanda de consumo, invirtiendo millones de dólares y pasando a redes de próxima generación para ayudar a maximizar la capacidad. Pero aún queda mucho por hacer para satisfacer esta creciente demanda y el gobierno de EE.UU. debe dar la máxima prioridad para asegurar que el espectro más infrautilizado, que actualmente está en manos de varias agencias federales, esté disponible para uso más productivo por los consumidores y las comunidades en los Estados Unidos.

También es fundamental que las autoridades mantengan un ambiente que fomente la inversión y la innovación continua para sostener nuestra economía digital del siglo 21, mantener nuestro liderazgo en la competitividad global y asegurar que todos en los Estados Unidos tengan la oportunidad de disfrutar de un futuro móvil muy brillante.