Dónde guardar tus ahorros

Digamos que tienes un gavetero con tres gavetas en tu recámara. ¿Dónde guardas tu ropa interior, en la gaveta de arriba, la del medio o la de abajo? La respuesta más común es “en la gaveta de arriba”. ¿Por qué? Porque vas ahí más a menudo y te es más fácil entrar y salir de ella.

¿Qué guardas en la gaveta de abajo? Tal vez las frazadas que no usas todos los días o los suéteres que casi no te pones. Y la gaveta del medio por lo regular no se usa tanto como la primera, pero lo más probable sea que vas a ella con más frecuencia que a la de abajo. Pues la administración de tu dinero se basa en la misma lógica.

La gaveta de arriba representa el dinero que no quieres ni debes arriesgar o amarrar. Este es el dinero de tus gastos mensuales y hasta el dinerito que quieres poner a un lado para tus vacaciones. Aquí también se encuentra tu fondo de emergencia. En otras palabras, esta es la gaveta del ahorro, donde el dinero entra y sale según lo necesitas.

Las cuentas que se ajustan a esta categoría son las cuentas corrientes de cheque, cuentas de ahorros, y en muchos bancos, cuentas de certificado de depósito, donde te comprometes a no tocar el dinero, digamos, de un mes a un año a cambio de un interés más alto del que están pagando en las cuentas de ahorro regulares.

La gaveta de abajo debe contener el dinero para tu jubilación. Esta es la gaveta de tu tercera edad. Aquí puedes tener cuentas de anualidades, y según el país donde vivas, puedes poner tus cuentas de retiro. No contarás con el dinero en estas cuentas hasta que te retires.

Las ganancias de tu segunda gaveta pueden reinvertirse de nuevo o pasar hacia arriba para tus gustos y necesidades, o hacia abajo para tu retiro.