Muere un guardia en conflicto por tierras

Tegucigalpa/EFE – Un guardia de seguridad murió ayer durante un enfrentamiento con supuestos campesinos por la invasión de unas tierras privadas en el Caribe de Honduras, informó una fuente policial.

El hecho se registró en la finca Camarones, ubicada en el Bajo Aguán, departamento caribeño de Colón, donde unos 150 supuestos campesinos invadieron unas tierras de la corporación Dinant, propiedad del empresario Miguel Facusse, dijo a periodistas el portavoz de la Policía en esa zona, Daniel Molina.

“Unos 150 supuestos campesinos fuertemente armados y, de manera violenta, invadieron esta finca (Camarones) y asesinaron a un guardia de seguridad privada”, agregó Molina, quien identificó a la víctima como Mauri Fuentes, de 27 años.

La fuente señaló que los supuestos labriegos “son delincuentes que andan armados y que se disfrazan de campesinos para aprovecharse de las circunstancias y cometer actos delictivos”.

Además, indicó que el propósito de las invasiones de tierras es “el robo de frutas, que luego venden para comprar armas”.

Según datos del estatal Comisionado de los Derechos Humanos, en los últimos tres años ha muerto en esa zona más de 60 personas, en su mayoría campesinos, aunque también han caído guardias privados de fincas.

El apoderado legal de la Corporación Dinant, Roger Pineda, hizo un llamamiento a las autoridades de la Policía Nacional para que “procedan a desalojar a los supuestos campesinos”.

El pasado día 1, un guardia de seguridad resultó herido de bala en un enfrentamiento con campesinos por la invasión de unas tierras cultivas de palma africana en Tocoa, Caribe de Honduras. A inicios de agosto el Parlamento aprobó una reforma legal que suspende el porte de armas a civiles en Colón, con el fin de poner fin al conflicto agrario.

El presidente Porfirio Lobo ha condenado que haya gente en el Aguán que se dicen campesinos pero andan armados.