Justicia investigará dopaje

Justicia investigará dopaje
Alberto Contador, reciente ganador de la Vuelta a España, es uno de los involucrados por el caso de dopaje en el país ibérico.
Foto: ap

MADRID – Las autoridades españolas saludaron ayer una decisión legal que enviará ante la justicia el abultado legajo de la Operación Puerto de dopaje en enero, casi siete años después de abrirse el caso.

El médico deportivo Eufemiano Fuentes, el ex director del equipo Seguro Liberty Manolo Saiz y otros cuatro arrestados en el 2006 bajo sospecha de suministrar estimulantes a los ciclistas serán juzgados en el Tribunal Superior de Madrid del 28 de enero al 22 de marzo. Enfrentan cargos que les podrían valer sentencias de hasta dos años de prisión.

Los seis acusados fueron arrestados en mayo del 2006 cuando la policía española allanó viviendas y clínicas en Madrid y Zaragoza donde descubrió bolsas de sangre, equipos de transfusiones sanguíneas y esteroides anabólicos.

Cincuenta ciclistas fueron implicados, incluso el dos veces ganador del Tour de Francia Alberto Contador, Ivan Basso, Jann Ullrich y Alejandro Valverde. Contador, Basso y Michele Scarponi están en una lista de 35 personas que deberán prestar testimonio, según la edición del jueves del diario el País. El tribunal lo confirmó a The Associated Press.

“Es muy buena noticia que finalmente podamos cerrar este episodio con la claridad de un organismo de justicia independiente”, dijo el ministro de deportes Miguel Cardenal ayer. “Es muy satisfactorio que nuestro país, al igual que cualquier otro, insista en un organismo de justicia independiente que revele la verdad sobre lo que ocurrió en este episodio”.

El ministerio de deportes plantea el caso contra los seis acusados conjuntamente con el organismo rector del deporte: la Unión Ciclista Internacional, además de la Federación Española de Ciclismo y el Comité Nacional Olímpico italiano (CONI).

La Operación Puerto ha dañado la imagen deportiva española ya que no tomó medidas contra ninguno de los implicados. Basso y Valverde, los únicos ciclistas españoles sancionados, están entre los ciclistas proscritos por el CONI en base a pruebas recogidas por Puerto.

Los organismos deportivos españoles no pudieron usar las pruebas para sancionar a los pedalistas debido a la ley española, que desde entonces ha cambiado.

“Hay que respetar los derechos de los acusados, y aquí no es diferente”, dijo Cardenal, señalando como ejemplo el complicado caso de Lance Armstrong.

Los implicados, que arriesgan perder sus licencias profesionales, están acusados de poner en peligro la salud de los atletas por su manejo de muestras sanguíneas porque no pueden ser acusados de dopaje de manera retroactiva.

Los otros cuatro acusados son el doctor José Luis Merino Batres, los gerentes de equipos ciclísticos José Ignacio Labarta y Vicente Belda, además de la hermana de Fuentes, Yolanda.

Alrededor de la web