Ejercicios para embarazadas

Por lo general, las mujeres aumentan de peso durante los meses de su embarazo

Cuando haga ejercicios sólo debe evitar el yoga riguroso, incluyendo el que se conoce como 'hot-yoga'.
Cuando haga ejercicios sólo debe evitar el yoga riguroso, incluyendo el que se conoce como 'hot-yoga'.
Foto: archivo

Orlando/La Prensa – Aunque los ejercicios pueden ser una forma idónea de evitar esas libras de más, es necesario consultar cualquier régimen de ejercitación con el médico antes de iniciarlo. Ciertas actividades como esquiar y montar a caballo se deben evitar durante el embarazo. Pero las siguientes son algunas opciones para embarazadas, cortesía de la Asociación Americana del Embarazo (American Pregnancy Association).

La natación es un buen ejercicio para cualquiera, pero especialmente para las embarazadas, quienes padecen a menudo de dolores en las articulaciones en la medida que progresa su estado de gestación. La natación nos transforma en personas esencialmente ingrávidas, contribuyendo a reducir el estrés en las articulaciones y ofreciendo beneficioso ejercicio cardiovascular así como tonificación muscular.

Las corredoras pueden seguir haciendo ese ejercicio durante el embarazo. Sin embargo, deben mantenerse hidratadas y evitar acalorarse demasiado. Las que no corrían antes del embarazo deben evitar esta actividad, pues corren el riesgo de lesiones.

Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos del suelo pélvico y pueden facilitar el nacimiento porque fortalecen dichos músculos durante el trabajo y el parto en sí. La Asociación Americana del Embarazo también destaca que los ejercicios de Kegel, en el proceso de tonificar los músculos pélvicos, reducen la posibilidad de padecer incontinencia y hemorroides. Muchas mujeres siguen haciendo los ejercicios de Kegel después del embarazo, para fomentar la sanación y fortalecer aun más los músculos.

Se sabe que el yoga ayuda a aliviar el estrés y la presión en el cuerpo. Solo se debe evitar el yoga especialmente riguroso, incluyendo el que se conoce como ‘hot yoga’.

Cuando hagan ejercicios durante el embarazo, se debe interrumpir la actividad si comienza a faltarle el aire, o siente fatiga o mareos. Y, nuevamente, las embarazadas deben consultar con su médico antes de participar en alguna actividad física.

Fuente: Metro Editorial Services