Consejos para cuidar y conservar tus joyas

Para que tus joyas no pierdan su brillo, te damos algunos consejos para cuidarlas y conservarlas.
Consejos para cuidar y conservar tus joyas
Collar de esmeraldas Bulgari que pertenecía a la millonaria y filántropa Brooke Astor. Las joyas deben limpiarse y cuidarse para mantener su brillo.
Foto: EFE / Sotheby's

Para que tus alhajas no pierdan su brillo, conoce la mejor manera de limpiarlas para darles una vida más larga.

Adela Riquer, quien desde hace años se dedica a la elaboración de joyería, explica que el material más delicado en accesorios es la plata, la cual debe ser guardada por separado de otros metales e inclusive de otras piezas de este mismo material.

“Cuando la guardes tiene que estar aislada del medio ambiente, que no le de el aire, el sol y que no le dé la luz; debes guardarlas en algo oscuro y separada de otros metales”, señala.

Para su limpieza, Riquer recomienda adquirir un ácido especial para este tipo de metales para sumergir la pieza en él por unos minutos; posteriormente deberás enjuagarla en agua y secarla con un trapo limpio para quitarle cualquier residuo tóxico del ácido.

Si tu pieza además de plata posee otro material no metálico como alguna piedra o piel, procura lavar con agua y jabón este material para posteriormente limpiar la plata con un pincel cuidadosamente para no dañar la pieza.

El cuidado y la limpieza de las piezas de oro es casi la misma que la plata, la única diferencia es que el oro no se ve afectado por su exposición al medio ambiente y por lo tanto suele dañarse menos.

“Para limpiarlo también puedes comprar unas franelas que se han diseñado exclusivamente para limpiar metales, sólo debes fijarte que unas son para limpiar y otras para pulir; con eso ya vuelve a tener su brillo”.

Otros metales como el cobre, el latón y el acero inoxidable también pueden sumergirse en dicho ácido para limpiarse; en el caso del cobre, puedes recuperar su brillo lavando la pieza con bicarbonato y con limón, o bien limpiándolo con una franela seca.

Para limpiar las piedras que adornan tu cuello, muñecas u orejas, únicamente es necesario que las cepilles con agua y jabón para eliminar su opacidad, la cual se adquiere cuando éstas se empapan de la grasa natural de la piel; para los accesorios elaborados de madera o de semillas únicamente es necesario un cepillado en seco para eliminar el polvo y la pelusa que pudieron impregnárseles.

Adela recalcó la importancia de guardar individualmente tus joyas metálicas en bolsitas de celofán, para evitar que se dañen; el resto pueden ser colocadas en tu joyero o colgados en algunos de los ganchos que existen para mantener bien cuidados tus accesorios.

Desde hace años, el jugo de limón con bicarbonato es una receta casera para limpiar la plata. Hervir tus piezas de plata con bicarbonato también es una buena solución

Para limpiar tus joyas de oro, sumerge la pieza en el zumo de la cebolla. Después lava y seca perfectamente.

Pon a hervir un litro de agua con unas gotas de amoniaco; sumerge tus alhajas de oro por algunos minutos y seca.

Cepilla tus piezas de oro y plata con un cepillo y un poco de pasta dental; enjuaga y termina de lustrar con un paño seco.