Dos lenguas es mejor

Guía ofrece consejos para la crianza bilingüe
Dos lenguas es mejor
Ángela Morales y su marido Germán Hulguin con su hijo bilingüe Samuel.
Foto: AP

DENVER, Colorado.— Una nueva guía para padres latinos, Bilingual is Better, expone los beneficios de criar hijos bilingües y ofrece consejos y recursos para lograr esta meta.

El libro, que ya está a la venta, fue escrito por Ana Flores y Roxana Soto, creadoras de la popular comunidad en línea SpanglishBaby.

Amigas de antaño, Soto y Flores unieron sus talentos comunicativos y preocupaciones maternas para crear un blog sobre sus experiencias como madres bilingües y conectar con otras mujeres que compartieran metas similares.

Según Soto, la idea del blog surgió al poco tiempo de haber nacido su primogénita cuando se propuso buscar libros infantiles en formato bilingüe y se dio cuenta que había pocos recursos aun por internet.

Al compartir su experiencia con Flores, notaron que muchas madres latinas como ellas tendrían el deseo de pasarles sus tradiciones culturales y lingüísticas a sus hijos sin saber cómo hacerlo.

Fue así que en febrero de 2009, Flores y Soto iniciaron SpanglishBaby con el propósito de crear un lugar para intercambiar ideas sobre cómo criar a los niños en un ambiente bilingüe y bicultural.

Jeannette Kaplun, anfitriona del programa Viva la Familia de Univision, prologó el libro, incorporando su historia personal de haber crecido bilingüe en su natal Texas y luego en Chile, la tierra de sus padres.

A la hora de ser madre, escribe, estaba segura que al menos en eso sería igualita a sus padres, a quienes les agradece el esfuerzo de haberla criado en ambos idiomas.

“No comprendo por qué no podemos enseñarles a nuestros hijos otros idiomas además del inglés,” expone Kaplun.

Para quienes alegan que los niños bilingües sacrifican un idioma por el otro, Kaplun asegura que están equivocados, ofreciendo su propia historia como ejemplo.

Las autoras ofrecen también sus anécdotas personales para recalcar el valor del bilingüismo tanto en lo personal como en lo profesional.

Flores, nacida en Texas de padres salvadoreños, recalca que siempre se ha sentido “con un pie aquí y otro allá”.

Si bien esas experiencias en los jóvenes podrían traer sentimientos de inestabilidad, al poco tiempo aprenden a valorarlas por las muchas ventajas que les ofrecen.

Por su parte, Soto, peruana de padres bilingües, creció con el español como lengua dominante durante la primera década de su vida, hasta que la familia se mudó a Sudáfrica.

Allí cursó estudios en inglés y logró en poco tiempo desarrollar fluidez en esta lengua.

Cuando su familia eventualmente se estableció en Miami, Soto recuerda haber pasado por una adaptación difícil como adolescente que le fue más llevadera gracias a que podía desenvolverse bien en inglés.

A sus padres, escribe, el ser bilingüe les ofreció oportunidades profesionales a las que sus compatriotas monolingües no podían aspirar.

Igual le sucedió a ella en su carrera como periodista bilingüe, asegura.

Sin embargo, Soto añade que al tomar la decisión de criar a sus hijos bilingües, las ventajas profesionales tomaron un segundo plano.

“Hablarles en español a mis hijos es un asunto de identidad cultural”, escribe. “De lo que significa la familia. Es algo muy cercano a mi corazón”.

El libro ofrece un recuento histórico de la presencia latina en el país y de por qué tantas familias de herencia latina en un momento dado decidieron no fomentar el español en sus hijos.

Flores y Soto repasan muchas de las ventajas que tienen los niños bilingües como la habilidad de concentrarse con mayor facilidad y realizar tareas diferentes simultáneamente.

Según los estudios, los niños bilingües demuestran mejores destrezas de lectura y escritura que sus compañeros monolingües y una mayor facilidad para el aprendizaje de otros idiomas.

El libro repasa distintas opciones para la crianza bilingüe, como el uso del español en casa e inglés afuera, un idioma a la vez según el lugar donde se encuentren, y los programas de inmersión recíproca.

Todos tienen sus ventajas y desventajas, sin embargo, las autoras coinciden en que cualquiera que sea la opción, los padres deben elaborar un plan de acción para cuando llegue la resistencia al idioma minoritario.

Esta sección incluye ideas para fomentar el uso del español de modo que apoye la herencia cultural de la familia y se manifieste como componente integral de la identidad del niño.

Además de las anécdotas personales de las autoras, el libro incluye citas de expertos en educación bilingüe y una lista extensa de recursos electrónicos para la crianza bilingüe.