Denuncian ‘aislamiento extremo’ de presos

Uno de cada cuatro reclusos pasa 23 horas del día en una celda mínima y en solitario

Nueva York – El aislamiento extremo de presos en las cárceles del estado de Nueva York es tan inhumano y arbitrario que le hace daño tanto a prisioneros como a guardias, según un estudio realizado por la Unión de Libertades Civiles de Nueva York -NYCLU.

El análisis reveló que actualmente en Nueva York casi la mitad de los 4,500 presos que se encuentran en régimen de aislamiento pasan 23 horas al día en una celda, completamente solos.

El informe de 72 páginas titulado “Encajonados en el hueco: El costo verdadero de aislamiento extremo en las prisiones de Nueva York”, es una investigación de un año que involucró a más de 100 personas que han sido enclaustrada, en un caso, más de 20 años.

“Nueva York tiene que acabar con el uso inhumano y dañino del encarcelamiento solitario”, aseveró la directora ejecutiva del NYCLU, Donna Lieberman. “Esta práctica destructiva no solamente pone a riesgo a los individuos a quienes somete a su crueldad, sino también a los guardias que los vigilan”.

El estudio también encontró que los jóvenes, los ancianos, los enfermos mentales y los adictos son rutinariamente condenados al aislamiento extremo.

De hecho, la coautora del informe e investigadora legal de NYCLU, Scarlet Kim calificó al aislamiento extremo “como una de las formas más extremas de castigo que un humano pueda imponer sobre otro, y en el estado de Nueva York a menudo se usa como una herramienta disciplinaria de primera instancia”.

“Me siento como si las paredes se están cerrando sobre mí. Me quiero suicidar”, dijo un preso que no fue identificado en el informe de NYCLU.

Los presidiarios dijeron que en el aislamiento extremo no hay actividades o clases, tampoco permiten las llamadas telefónicas y el recreo se basa en pasar una hora en completa soledad en un espacio vacío al aire libre no más grande que la celda, rodeado por altos muros de hormigón o rejillas metálicas gruesas.

De acuerdo al reporte, durante los últimos 20 años, Nueva York ha gastado cientos de millones de dólares para construir y operar una amplia red de celdas de aislamiento extremas, denominadas “Unidades Especiales de Vivienda” o “SHU”, que los reos llaman el “hueco”.

El estado de Nueva York cuenta con cerca de 5,000 camas en el “SHU” ubicadas en 39 cárceles de todo el estado, incluso dos prisiones especialmente dedicadas al aislamiento.

Nueva York gasta alrededor de $60,000 por cada prisionero – o $ 2,700 millones en prisiones estatales – por año, según el informe.