Guerra contra las estafas a inmigrantes

Inmigrantes secretos develan una serie de irregularidades de agencias

Nueva York – Los inmigrantes latinos de Queens siguen siendo el objetivo de decenas de agencias de empleo y de inmigración que cometen fraude al consumidor, revela un informe.

Hace dos años, Andrew Cuomo, entonces fiscal general de Nueva York, llevó a cabo una masiva redada y clausuró siete proveedores de servicios de inmigración (ISPs) por defraudar a sus clientes.

La prevalencia de estafas y prácticas deficientes de estos servicios, sin embargo, continúa hoy en día, según demuestra el reporte presentado ayer por las organizaciones comunitarias New Immigrant Community Empowerment (NICE) y Community Development Project at the Urban Justice Center.

A través de ellas roban miles de dólares a inmigrantes que buscan ayuda para sacarse los papeles de inmigración o encontrar empleo.

Inmigrantes como Gerardo Llanque, que en 2010 requirió los servicios de una agencia de la avenida Roosevelt para que le buscaran un trabajo.

“Me hicieron pagar $100 porque decían haberme conseguido un empleo, pero cuando fui a la dirección que me dieron sólo había una casa abandonada”, cuenta Llanque. “Volví a la agencia para protestar y llamaron a la Policía para que me arrestaran por causar desorden. Al final perdí mi dinero y dos días enteros de trabajo para nada”.

Analizando varias encuestas e investigaciones realizadas por miembros de NICE haciéndose pasar por inmigrantes necesitados, los autores del informe llegaron a la conclusión de que varios de estos negocios ofrecen servicios que no pueden dar y reclaman pagos por adelantado que luego no devuelven, aunque no logren resultados.

La investigación, hecha en 51 negocios de servicios de inmigración y agencias de empleo en las áreas de Jackson Heights, Corona y Elmhurst, arrojó hallazgos como que en el 81% de los casos no se devolvía al dinero al cliente si no se le encontraba un empleo, algo que es ilegal, y a un tercio de ellos se les ofrecía trabajo por menos del salario mínimo ($7.25 la hora).

“Las prácticas fraudulentas por parte de agencias de empleo, servicios de inmigración y abogados sin escrúpulos son muy frecuentes en nuestra comunidad”, declaró Valeria Reves, directora ejecutiva de Nice. “Están llevando no sólo a la pérdida de grandes cantidades de dinero, sino también a angustia y a sueños rotos”.

El concejal Daniel Dromm, que representa a la zona más afectada por estas estafas y que además preside el Comité de Inmigración del Concejo, estuvo en la presentación del informe.

“Aunque mi oficina recibe numerosas quejas sobre fraudes de empleo e inmigración en nuestra comunidad, este reporte muestra lo lejos que se llega para defraudar al inmigrante”, dijo Dromm, anunciando después que trabajará en fortalecer las medidas para evitarlos.