Correa sube bono en Ecuador

El aumento regirá a partir de enero y beneficiará a más de 1 millón de personas
Correa sube bono en Ecuador
El presidente Rafael Correa.
Foto: efe

QUITO/AP – El presidente Rafael Correa ratificó ayer que aumentará de 35 a 50 dólares un bono que el estado entrega mensualmente a las personas más pobres del país, y señaló que será financiado en parte con las utilidades de la banca privada, lo que ha sido objetado por los bancos.

El bono se entrega actualmente a 1.2 millones de personas de los estratos más bajos de la población ecuatoriana.

En una entrevista con radio Primavera, Correa señaló que el aumento regirá a partir de enero, y que el incremento demandará $323 millones, que será financiado “con la mayor transferencia y redistribución de recursos en la historia de este país a favor de los pobres, rompiendo hitos, pulverizando tradiciones. La tradición aquí ha sido socializar las pérdidas y privatizar las ganancias”.

En referencia a los bancos afirmó que “ahora que tienen utilidades gigantescas históricas, vamos a hacer las reformas — que las tenemos casi listas — para trasladar al menos 200 millones de dólares de esas utilidades para financiar el bono de desarrollo humano (de la pobreza)”. La Asociación de Bancos Privados, en un comunicado publicado el viernes en la prensa, destacó que “los bancos privados ya aportan al estado aproximadamente $309 millones por concepto de impuestos, tasas y contribuciones, lo que representa casi el 80% de sus utilidades netas anuales (unos $390 millones), porcentaje significativo que limita la posibilidad de brindar un mayor aporte al crecimiento productivo del país”.

Argumentó que “dada la importante contribución al estado que ya realiza la banca privada, no es admisible que el sector bancario asuma adicionalmente, el costo de cualquier proyecto gubernamental y que el hecho de no hacerlo, represente una posible limitación al legítimo derecho a la propiedad privada”.

Correa ha dicho que “banquero que no quiera, no se preocupe: que le compramos el banco y nacionalizamos; pero con los pobres no van a jugar, señores”.