Charly García celebra cumpleaños con su regreso a los escenarios

Charly García conocido como el "Rey del Rock Argentino" festejará sus 61 años después de haber sufrido varios problemas de salud.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Charly García celebra cumpleaños con su regreso a los escenarios
Charly García volvió a los escenarios con una gira de conciertos que lo mantienen vigente.
Foto: Archivo

El cantautor argentino Charly García, conocido como el “Rey del Rock Argentino”, festejará su cumpleaños número 61, con el regreso a los escenarios después de haber sufrido varios problemas de salud.

El compositor se presentó el pasado viernes con gran éxito en el Teatro de Verano, ubicado en Montevideo, Uruguay.

Durante el concierto deleitó a sus fanáticos con 20 temas, los cuales eligió de una lista de 60 canciones que estuvo tocando últimamente en conciertos que dio en Buenos Aires, llamados “60 x 60”, haciendo referencia a los años que han pasado desde que comenzó con la carrera artística.

Carlos Alberto Garcia Moreno, quien nació el 23 de octubre de 1951, debutó en 1972 en la música, al participar en el primer disco de Raul Porchetto, “Cristo rock”.

Desde 1995 y tras una pelea con su madre Carmen Moreno, cambió su nombre de manera legal a Carlos Alberto García Lange, siendo el segundo apellido el de su abuela paterna cuando era soltera.

En la secundaria conoció a Carlos Alberto “Nito” Mestre, por lo que junto a él, Carlos Piegari, Beto Rodríguez y los hermanos Belia formó la banda Sui Géneris, que tras sufrir varias deserciones, quedó convertido en un dúo.

Grabaron tres discos: “Vida” (1972), “Confesiones de invierno” (1973) y “Pequeñas anécdotas sobre las instituciones” (1974), con todo el estilo folk estadunidense, de moda en aquella época, pero en 1975 se separaron tras grabar el álbum doble “Adiós Sui Géneris”.

Un año después lanzó un disco con el grupo PorSuiGieco, junto a los líderes del rock acústico Raul Porchetto, Leon Gieco, “Nito” Mestre y Maria Rosa Yorio.

Entre 1978 y 1982, García lideró Seru Giran, una de las bandas claves en el rock nacional argentino, que reunía a los mejores músicos de dicho lugar.

Con esta agrupación editó cinco discos: “Seru Giran” (1978), “La grasa de las capitales” (1979), “Bicicleta” (1980), “Peperina” (1981) y “No llores por mí, Argentina” (1982).

Tras ello, comenzó su carrera como solista, Raúl de la Torre le encargó la banda sonora de su película “Pubis angelical”.

De manera simultánea, editó “Yendo de la cama al living”, álbum que ayudado por la difusión que se le daba en ese momento al rock argentino, tuvo una gran recepción por parte del público.

Para su siguiente trabajo, “Clics modernos” (1983), el músico se inclinaría más por el pop-rock.

La trilogía esencial de García se completa con “Piano bar” (1984), un álbum rockero que tiene a “Demoliendo hoteles” y a “Raros peinados nuevos” como sus máximos logros.

En 1985 se editó la recopilación “Grandes éxitos”; junto a Pedro Aznar grabó “Tango” (1986), cuya difusión fue muy escasa, época en que de manera paralela, renovó su banda, entonces integrada por Richard Coleman (guitarra), Fernando Samalea (bateria), Andrés Calamaro (teclados) y Daniel Melingo (sax), se denominó Las Ligas.

En 1987 llego “Parte de la religión”, considerado por muchos como el mejor disco de Garcia solista; un año después compuso la banda sonora de la película “Lo que vendrá”, de Gustavo Mosquera.

A la par trabajo en su álbum “Como conseguir chicas” (1989), esencialmente un trabajo de recopilación de canciones sueltas que García, por diversos motivos, nunca había editado.

Su disco “Filosofía barata y zapatos de goma” se lanzó en 1990, con el que debió sortear un juicio por “ofensa a los símbolos patrios”, ya que incluía una versión del Himno Nacional Argentino, que, finalmente, termino por ser autorizada por los Tribunales.

Durante el recital “Despedida del año”, que se celebró en Ferro en 1991, el músico ingresó al escenario dentro de una ambulancia, porque su fin era burlarse de su internación clínica, a mediados de año.

Las versiones periodísticas indicaban que Charly ingresó por una sobredosis, hecho confirmado con una publicitada relación amistosa con el Pastor Carlos Novelli, director del programa de rehabilitación Andrés, que terminó en escándalo de acusaciones reciprocas.

En 1992, representó al rock argentino en Les Alumees, una muestra de la cultura portena que se realizó en Nantes, Francia, donde convocó a seis mil personas y fue recibido por el alcalde de la ciudad.

El año de 1993 fue de silencio discográfico, pero de mucha presencia en los medios, toda vez que diversos medios sobre escándalos siempre lo tuvieron como protagonista, a la par de varias internaciones en clínicas de desintoxicación.

Posteriormente, comenzó una gira, pero la banda soporte, Los Indeseables, sufrió la deserción de Carlos García López e Hilda Lizarazu, ambos abocados a sus proyectos individuales, por lo que García convocó a María Gabriela Epumer para cumplir funciones, en la guitarra y coros.

En 1994 se lanzó su publicitada opera-rock “La hija de la lágrima”. Como tal, este trabajo incluyó muchos pasajes instrumentales de virtuosismo. “La sal no sala” y “Fax U” son los cortes que sobresalieron.

Un año después se presentó en el Festival Internacional de la Canción, en el estadio mundialista de Mar del Plata, ahí adelantó material de su nuevo disco “Estaba en llamas cuando me acosté” (1995), al frente de la banda ahora bautizada Casandra Lange, los temas fueron grabados en vivo.

En 1997, se presentó en el festival de Cosquin, junto a Mercedes Sosa, con quien grabó un disco de canciones propias interpretadas por la afamada cantante, titulado “Alta fidelidad”. Un año después publciaría “El aguante”.

Y luego de cerrar el ciclo “Buenos Aires Vivo III”, editó un disco en vivo denominado “Demasiado ego” (1999).

Otros discos en su haber son: “Obras cumbres vol.1” (1999), “Obras cumbres Vol. 2” (1999), Charly & Charly, (1999), “Influencia” (2002), “Oro” (2003), “Rock and roll yo” (2003) y “Música del alma” (reedición 2006).

En 2007, García empañó la celebración que se realizó en la disco Sala Murano para festejar el cumpleaños del chileno Miguel “El Negro” Pinera, luego de que el argentino intentara patear a una fan, rompiera un teléfono celular e insulto a los invitados.

En 2008 fue internado nuevamente y pasó por tres clínicas (una en Mendoza y dos en Buenos Aires). A finales del año comenzó a grabar un nuevo disco. Fue así que el 7 de agosto de 2009 publicó el primer tema de su nuevo álbum, “Deberías saber por qué”.

De esta forma, tras un año y medio de tratamiento, Charly García volvió a los escenarios con una gira de conciertos que lo mantienen vigente, no sólo en su natal Argentina, sino a escala internacional.

Para 2010 publicaría su álbum en vivo “El concierto subacuático” y otro disco de estudio que realizó a finales de año, “Kill Gil”, para promocionar éste realizó una gira, pero a mediados de julio de 2011 suspendió un show por problemas de salud.

Un año después, el cantautor inicio una serie de conciertos, en donde interpretó un repertorio de temas diferente cada noche.