Windows 8, vale la pena esperar un poco

Microsoft se está preparando para finalmente lanzar el Windows 8 este 29 de octubre. Este es el lanzamiento más importante para Microsoft probablemente desde el de Windows 95. ¿Por qué hay tanto en juego para el gigante de Redmond? La respuesta es de una sola palabra… Apple.

Parece mentira pero hace solo dos años y unos meses fue lanzado al mercado el iPad, la tableta que ha revolucionado la manera que millones de personas interactúan con el mundo digital.

La nueva interface de Microsoft es innovadora pero, aunque es intuitiva hasta cierto punto, tocará familiarizarse con ella ya que es completamente diferente a lo que todo el mundo está acostumbrado. Aunque el objetivo de esta nueva interface es el diseño móvil para las tabletas y los teléfonos, me parece un poco difícil de acostumbrarse en los desktops y para los millones de personas que todavía utilizan el mouse.

La pantalla de comienzo cambió radicalmente en la nueva versión representando íconos cuadrados o ‘ventanas’ para las distintas funciones y aplicaciones que puedes correr. Al colocar el mouse en esa región de la pantalla te encontrarás con los charms, traducir este término a ‘encantos’ me parece un poco extraño pero bueno, estos son los iconos que aparecen para ayudarte a buscar, acceder la pantalla de inicio, etc. Esta es una región donde las distintas aplicaciones pueden colocar iconos funcionales.

Otras partes interesantes a mencionar es que ahora a través de la tienda de Windows puedes comprar e instalar aplicaciones directamente sin tener que conseguir CD u otros medios antiguos de distribución. Están utilizando el modelo de la tienda de aplicaciones de iTunes y de Android así que ya los usuarios se sentirán familiarizados con este modelo.También encontrarás que el nuevo sistema operativo está integrado con Skydrive, el servicio de Microsoft para guardar información en la nube donde puedes respaldar muchos de tus documentos.

Mi experiencia con la instalación de la versión de prueba fue de 50/50. La traté de instalar en una laptop que está corriendo Windows 7 y falló la instalación sin decirme por qué. El segundo ejercicio funcionó mejor ya que lo pude instalar en otra máquina pero esta experiencia me sirvió de prueba de que el proceso de instalación fue fácil pero no tan efectivo como Microsoft promete.

Windows 8 es un excelente sistema operativo pero mi recomendación como con todos los sistemas tan complicados es esperar un poco, por lo menos hasta que salga al público y se publiquen los primeros arreglos.