Inquilinos en pie de lucha

Nueva York – Verónica Caraballo fue una de decenas de inquilinos de Harlem y Washington Heights que ha llevado a la corte al propietario de su edificio, el 610 de Riverside Drive, en Hamilton Heights. Pero la hazaña le costó dos años de pelea para que un juez sentenciara las prácticas de hostigamiento, negligencia y discriminación por parte de la administradora Pinacle Group.

Como muchos de sus vecinos, la madre boricua-ecuatoriana lleva 29 años o más viviendo en el inmueble, entre pisos y techos rotos, invasión de ratas y baños inservibles. Con la ayuda del Centro Comunitario Hermanas Mirabal (CCHM), 31 de ellos crearon su asociación de inquilinos y pelearon hasta lograr que el propietario atendiera sus demandas.

“Los apartamentos los renovaron completamente, pero hicimos hasta un paro de renta para lograrlo. Ahora, como saben que conocemos nuestros derechos, actúan más rápido en solucionar los problemas”, dijo Caraballo en la sexta Convención de Inquilinos de Harlem y Washington Heights, organizada por la CCHM.

Durante la jornada, residentes del área aprendieron cómo protegerse de los abusos de sus caseros.

Ese es uno de cientos de casos de desplazamiento que el centro ha ayudado a frenar, según explicó su director Luis Manuel Tejada. “Hemos organizado más de 50 asociaciones de inquilinos y parar gran parte del desplazamiento en la zona”, donde existen poderosas firmas inmobiliarias como Extell, vinculada con los desalojos por la expansión de Columbia University. Hoy tienen más de 200 casos pendientes que requieren asistencia legal que le presta el Centro de Justicia Urbana.

“Integración es una forma de conseguir beneficios comunes”, destaca Tejada.

El 10 de noviembre, un grupo de abogados prestará asistencia legal gratuita a inquilinos en el centro, en el 618 de calle 142 oeste. Más información: http://www.mirabalcenter.org.