Enamorada y feliz

Alejandra Guzmán inicia gira por EEUU tras meses ingresada en un hospital, y lo hace renovada

Los Angeles – Cuando Alejandra Guzmán se encontraba en el hospital viviendo uno de los episodios más “tenebrosos” de su vida -como lo describe-, uno de sus más grandes sueños era sentirse en medio del aplauso del público.

A unos días de salir del hospital donde estuvo ingresada varios meses -a causa de las sustancias que le inyectaron en 2009 para aumentar sus glúteos-, “La Guzmán”, planea sus primeros conciertos que, asegura, le ha ayudado a sanar sus heridas.

La entrevista se ofreció a través de preguntas por correo electrónico; sin embargo, las respuestas fueron devueltas en audio, en donde sin tener que ver el rostro de la cantautora de Reina de corazones, se puede sentir su radiante estado de ánimo.

La fuerza de sus palabras desnuda a esta nueva Alejandra que dice ser ahora. No ha perdido su candidez, su franqueza, su espontaneidad y esa sonrisa muy particular en ella. En esta entrevista habla de su vida, del amor que siente por su novio, el doctor Adrián Tovar, y de su presentación en Los Ángeles, el próximo tres de noviembre.

“La reina del rock”, como también la llaman, está de regreso para presentar más que un show: será un derroche de adrenalina por volver a sentir el aplauso de sus seguidores.

Háblanos del concierto.

Es un nuevo show. Pero la que ha cambiado soy yo. Creo que después de todos estos años, pienso diferente, actúo diferente, aunque todo el mundo ve lo mismo, no hay comparación entre la Alejandra que empezó a la que ahora soy.

Eres muy intensa en tus conciertos. ¿Veremos a esa Alejandra dinámica?

Esa es mi esencia. En realidad no dejo de dar lo mejor de mí. Creo que cada show es distinto porque dependen del público. Yo puedo tener el mismo show, pero nunca lo hago igual: al final siempre improviso y, dependiendo de cómo reaccione el público, sé por dónde ir. Cambio el orden de las canciones, si en lugar de cantar una balada canto una prendida, todo depende… Es como cuando haces el amor [suelta su característica sonrisa pícara].

¿Qué emoción te provocó estar otra vez en medio del aplauso de la gente?

Me hizo llorar, me hizo estremecerme, sanar más rápido. Me hizo sanar la herida que tuve durante seis meses. Entonces supe que es mi alimento, que es lo que más amo en la vida… y es lo que soñé con volver hacer.

¿Cuál es ahora tu filosofía de vida?

Vive, disfruta y lucha por la verdad.

¿Qué te ha dejado esta experiencia?

Un amor por la vida que no tenía. Bueno lo tenía, pero no tan intenso como ahora. Ahora veo las cosas de otra forma.