Esperan que Maratón de Nueva York no sea afectado por Sandy

Esperan que Maratón de Nueva York no sea afectado por Sandy
Una imagen del Maratón de Nueva York en su carrera de 2011. EN 2012, los organizadores esperan que el huracán Sandy no afecte el maratón.
Foto: Efe

NUEVA YORK – Los organizadores del Maratón de Nueva York esperan que el huracán Sandy tenga poco efecto en la carrera programada para el próximo domingo.

“Somos extraordinariamente afortunados de que el maratón no sea hoy”, dijo Mary Wittenberg, presidenta de New York Road Runners (NYRR) en una conferencia realizada este lunes mientras el viento y la lluvia golpeaban la ciudad de Nueva York.

En cambio, dijo Wittenberg, “tenemos el tiempo de nuestro lado”, el suficiente para preparar el circuito y para que los corredores viajen a la ciudad después de que pase la supertormenta.

Y si inundaciones u otros daños afectan la logística del evento, NYRR tiene cada año planes de contingencia para ajustarse a potenciales problemas.

La ruta por los cinco barrios de la ciudad evita mayormente las áreas consideradas de alto riesgo de inundación. Las mayores preocupaciones son proveer a los participantes de sus números y la línea de salida en Staten Island.

Las terminales de ferry que son usadas por cerca de la mitad de los corredores para ir de Manhattan a la línea de salida están en áreas en riesgo. Muchos participantes toman autobuses que recorren el túnel Brooklyn-Battery, que podría inundarse. El Centro Javits, donde los corredores recogen sus números, está también en un área afectada.

La tormenta podría derribar árboles en Central Park, donde la carrera de 26.2 millas termina.

Wittenberg apuntó que la Ciudad fue capaz de limpiar el parque a tiempo para la carrera del año pasado una semana después de que una tormenta de nieve causara daños importantes.

NYRR organiza unos 50 eventos al año y ha lidiado con obstáculos que han ido de severas nevadas a tormentas de rayos y preocupaciones de seguridad.

“Hemos experimentado de todo”, dijo Wittenberg.

Los organizadores esperan reprogramar los vuelos para tener antes a todos los corredores de elite en Nueva York. Wittenberg confió en que los casi 20,000 corredores amateur internacionales que se inscribieron logren al final llegar a tiempo. Los horarios para que los atletas puedan recoger su número se extenderán probablemente para aquellos que lleguen tarde el sábado.

Para los corredores que no logren llegar a Nueva York, el plazo para retirarse de la carrera y garantizar un lugar en la del año que viene será posiblemente movido de miércoles a sábado. Ellos podrían tener que pagar la cuota de inscripción de nuevo el próximo año, según la normatividad normal de la carrera.

La ceremonia de pintado de la línea de meta programada para el miércoles se ha cancelado junto a la conferencia de prensa del martes. La carrera infantil del jueves se ha movido del Central Park a una pista bajo techo, y el pabellón en el parque se ha desmontado por lo pronto. Si se pierde la electricidad, generadores y sistemas de respaldo se han colocado en ubicaciones clave.

Con todo, Wittenberg espera que la carrera será la misma de siempre para los neoyorquinos y los competidores. 700 trabajadores a tiempo parcial y 8,000 voluntarios asegurarán de que el circuito de la carrera pueda quedar establecido pronto.

“Seguimos extremadamente confiados de que tendremos un fin de semana extraordinario”, dijo Wittenberg.