NY vuelve a la acción después de Sandy

Sin embargo, hay mucha labor aún por realizar y la recuperación será lenta

NY vuelve a la acción después de Sandy
Un vendedor ambulante ofrece comida a varios clientes en su carrito estacionado en la avenida Brighton Beach de Brooklyn, dando señales de la rutina que se vive a diario en la ciudad.
Foto: AP

NUEVA YORK – Nueva York intenta volver a duras penas a la normalidad tras el paso de Sandy, mientras el número de víctimas mortales contabilizadas en la ciudad asciende ya a 26 y las primeras estimaciones del coste de los daños se sitúan en $20,000 millones.

Muchos neoyorquinos regresaban ayer a sus trabajos y la Bolsa de Valores volvió a operar, pero las grandes limitaciones del transporte público, el cierre aún de algunos túneles y la falta de electricidad en muchos puntos, congestionaron el tráfico a la ciudad, especialmente en los accesos a Manhattan.

“Me he tenido que dar la vuelta antes de llegar al puente de Brooklyn, después de llevar dos horas en las que no he atravesado ni tres millas”, contaba ayer por la mañana un frustrado George Martínez, mientras volvía en su carro hacia Sunset Park después de intentar llegar al Alto Manhattan para ver a su tía.

Esta congestión llevó al alcalde Michael Bloomberg a ordenar restricciones para hoy en los puentes y sólo permitir el paso a vehículos que lleven al menos a tres pasajeros a Manhattan, para evitar lo que ocurrió ayer.

Bloomberg también anunció que no se abrirán las escuelas públicas durante la semana para los alumnos, pero los profesores deberán reportarse mañana.

En cuanto al transporte público, sólo los autobuses funcionan con normalidad, mientras ayer por la tarde comenzaron a operar con limitaciones las líneas de ferrocarril Metro North y Long Island Rail Road (LIRR).

Hoy por fin se espera que se pongan en funcionamiento algunas líneas de metro, según informó el alcalde Bloomberg. Lo que es seguro es que no habrá servicio en Manhattan más abajo de la calle 34, ya que toda esa área sigue sin electricidad.

En total, 660,000 clientes de Con Ed continúa sin luz en la ciudad, 183,000 en el condado de Westchester y en Long Island, aunque es más difícil de contabilizar, se estima que el 90% de los hogares están a oscuras.

“Estamos trabajando muy duro para restaurar la electricidad”, declaró el gobernador Andrew Cuomo, quién indicó que la situación “va a ir avanzando día a día”, pero que aún hay muchas complicaciones por las inundaciones en los túneles, lo que ha dañado las infraestructuras.

Para bombear toda esa agua lo más rápido posible, colaborarán hasta miembros del ejército, según indicó el senador Charles Schumer.

“El presidente ha dado órdenes de conceder a Nueva York absolutamente toda la ayuda que necesite desde el área federal”, dijo Schumer.

Va a llevar hasta tres días restablecer la corriente eléctrica para aquellos que la reciben a través de cables subterráneos y hasta 10 días para aquellos que dependen de cableado de tendido eléctrico, informó Con Edison.

La oficina del gobernador Cuomo ha contabilizado por el momento 26 víctimas mortales en el área metropolitana, casi la mitad del total de los fallecidos en todo el país por efectos de la tormenta – 61, según la administración Obama.

Y, sin contar aún las reparaciones que probablemente va a haber que realizar en el sistema de metro, la firma de valoración de riesgos Equacat ya estima que el valor total de los daños causados por el ciclón va ascender por los menos a $20,000 millones, el doble de lo que costó Irene a Nueva York.

“He visto todo tipo de desastres, pero tengo que decir que lo que he presenciado en el Bajo Manhattan o en la Costa Sur de Long Island son las peores condiciones que he visto”, dijo Cuomo tras inspeccionar la devastación en varias áreas. Los aeropuertos JFK y Newark comenzaron a operar con limitaciones ayer, pero LaGuardia continúa sin fecha aún de apertura, al igual que todos los parques y playas de Nueva York.