España busca un apoyo en AL

Se inaugura la Cumbre Iberoamericana en medio de grave crisis en Europa

España busca un apoyo en AL
Los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados de los Príncipes de Asturias, posan con los asistentes a la XXII Cumbre de Jefes de Estado.
Foto: EFE

CADIZ, España — Mientras España padece su quinto año de crisis económica, América Latina vive un período de relativa bonanza.

Y Madrid aspira a capitalizar ese momento.

La crisis económica monopolizó ayer el inicio de la Cumbre Iberoamericana, que reúne desde hace 22 años a los líderes de España, Portugal y Latinoamérica.

En Cádiz, una de las ciudades que centralizó gran parte del comercio entre las dos orillas del Atlántico durante la época de la colonia, los papeles parecen haberse intercambiado, tal y como resumió el rey en su discurso de inauguración al pedir más Latinoamérica en España y en Europa.

“A este lado del Atlántico hemos visto en los últimos años surgir situaciones difíciles causadas por la crisis económica y financiera”, dijo Juan Carlos al inaugurar solemnemente el encuentro en el Teatro Falla de Cádiz. “Nuestras miradas se vuelven hacia vosotros. Habéis hecho un esfuerzo extraordinario para estar hoy donde estáis y no podemos sino reconocerlo y buscar una experiencia que podamos compartir”.

“Necesitamos más Iberoamérica”, añadió.

Una idea que refrendó el jefe del gobierno español Mariano Rajoy.

“Europa es una oportunidad para América Latina. Más América Latina en Europa y en España es una receta imbatible para afrontar los futuros desafíos”, señaló Rajoy.

Bajo el lema “Una relación renovada”, la declaración final de la cumbre fue esbozada por los cancilleres de los 23 países representados antes de las discusiones que mantendrán los presidentes y jefes de Estado en las sesiones de trabajo.

Entre los acuerdos concretos, anunció que 70 empresas españolas y latinoamericanas suscribieron la creación de una comisión de arbitraje transnacional para dirimir conflictos más rápidamente y evitar la lentitud de la justicia.

A la cumbre asistieron todos los mandatarios de la región salvo los de Argentina, Guatemala, Venezuela, Cuba, Uruguay, Paraguay y Nicaragua, cuyo presidente Daniel Ortega canceló a última hora su visita.