Piden más fondos para comidas de emergencia

NUEVA YORK — Grupos religiosos y líderes de programas contra el hambre pidieron más acción estatal en esta semana de Acción de Gracias para elevar el salario mínimo e incrementar los fondos para programas de distribución de comidas de emergencia.

También instaron al Congreso federal a fortalecer, en lugar de cortar, los cupones de alimentos como parte de la reautorización de la Ley Agrícola y de la resolución del acuerdo del déficit presupuestario.

Entre los que hicieron el llamado figuran Rob Smith, de Interfaith Impact; el reverendo Frances Rosenau, de FOCUS y la iglesia presbiteriana Westminster; y, entre otros, Jean Hayes, un empleado de bajos ingresos miembro de Community Voices Heard.

Como parte del Día Anual de Acción de Gracias contra el Hambre, la Hunger Action Network del estado de Nueva York dio a conocer los resultados preliminares de su encuesta de las despensas de alimentos y los comedores públicos (pantries y soup kitchens), donde más de 560 programas respondieron, entre ellos 130 en la ciudad de Nueva York

El reporte encontró que con relación al año pasado (junio de 2011-12) el número de personas que usó las despensas de alimentos se incrementó en 9%, mientras que en los comedores públicos el aumento fue de un 2%. Además, muchos programas se vieron forzados a cerrar por no poder continuar con la demanda de asistencia. Estudio previos indican que más de 3 millones de neoyorquinos usan estos programas anualmente.

Mark Dunlea, director ejecutivo de Hunger Action, dijo que los bajos salarios son el principal factor en la demanda de comida de emergencia.

“Con más del 80% de los electores diciendo que quieren que se eleve el salario mínimo, esperamos que los legisladores escuchen el deseo de la gente y trabajen para conviertan el salario mínimo en un salario digno”, dijo Dunlea.