Ancianos celebran en grande el festivo

Ancianos celebran en grande el festivo
A Pedro Pacheco lo llaman el hombre de los aguacates porque siempre está repartiendo tajadas de esta fruta.

NUEVA YORK — Con rifas, regalos, música en vivo y un suculento almuerzo con pavo al horno, más de 200 ancianos del Centro de Personas Mayores Morris, en El Bronx, celebraron el Día de Acción de Gracias, unos agradecieron a Dios por tener salud, y otros porque a su edad aún pueden bailar el teke teke.

Como Brunilda de Jesús, quien pese a tener 73 años dijo que se siente como una adolescente, porque cuando ponen música no hay quien le gane en la pista, y a la hora de hacer ejercicios, ella es de las primeras que se anota.

“Yo tengo cinco hijos, diez nietos y tres bisnietos, y aunque tengo los achaques propios de mi edad, doy gracias a Dios porque me permite levantarme cada mañana y venir al centro a compartir con mis amigas, a bailar y hacer ejercicios”, dijo De Jesús, quien es puertorriqueña y llegó a Nueva York a los 13 años. “Este Thanksgiving lo voy a pasar aquí, pero la Navidad me voy a Virginia a celebrar con mis hijos”, señaló.

A Pedro Pacheco, de 70 años, lo conocen en el centro como el hombre de los aguacates, porque siempre reparte tajadas de esta fruta entre sus compañeros.

“Pese a que perdí a mi padre y a mi madre, doy gracias a Dios por la vida y el bienestar de familia”, dijo Pacheco, quien era locutor de radio en Ecuador y lleva 13 años en Estados Unidos. “También doy gracias por tener cuatro hijos maravillosos, dos de ellos son ingenieros y siempre están pendientes de mí”, agregó.

Justa Cuascut, de 87 años, se vio entre la vida y la muerte a causa de una pulmonía, y dio gracias a Dios porque pudo curarse y permanecer al lado de su numerosa familia, compuesta por tres hijos (dos de ellos fallecidos), 35 nietos y 12 bisnietos y varios tataranietos.

“Voy a celebrar el Día de Acción de Gracias con toda mi familia, en casa de unos de mis hijos en El Bronx”, dijo Cuascut, quien es puertorriqueña y vive en Estados Unidos desde hace 60 años. “Vamos a comer pavo, pasteles, pernil y arroz con guandules”, señaló.

El Centro de Personas Mayores Morris pertenece a la organización sin fines de lucro BronxWorks, y según explicó Zulma Rodríguez, la directora del programa, los ancianos, además de la comida, recibirán un almuerzo extra porque el centro estará cerrado hoy y el viernes.

La comida consistió en pavo al horno, arroz con guandules, verduras, tarta de manzana y leche, café y té, y fue acompañada por Edda y Wilfredo Gallardo y su Sonido Mágico, que tocaron salsa, merengue y música caribeña.