Defienden a presunto abusador

Brooklyn — La esposa de un rabino acusado de abusar sexualmente de dos menores testificó ayer en defensa de su marido y expuso las tradiciones judías ortodoxas.

Emanuel Yegutkin, 31 años, se enfrenta a más de 100 cargos por supuestamente mantener relaciones sexuales con dos niños, uno desde los 7 hasta los 14 años, otro desde los 12 hasta los 17.

Yegutkin, casado y padre de 3 niñas, era el director de YDA Elite High School en Brooklyn, una escuela judía privada y misionero de Haredi, la rama más conservadora del judaísmo ortodoxo. Los haredi tratan de convencer a los judíos no ortodoxos para que matriculen a sus hijos en sus Yeshivas, escuelas que se enfocan en el estudio de los textos sagrados judíos fundamentalmente el Talmud y la Torá.

Aunque existen múltiples grupos haredis el punto común es que consideran que sus prácticas religiosas proceden directamente de Moisés. Para ellos los demás judíos, incluidos los otros grupos ortodoxos, son una desviación del judaísmo.

Jeffrey F. Schwartz abogado de Yegutkin llamó a testificar a la esposa de este, Hannah Yegutkin, 27 años, profesora de jardín de infancia. Hannah es una mujer de voz y modales suaves, que optó por el judaísmo ortodoxo a pesar de que sus padres la educaron dentro de un judaísmo liberal.

“Ellos celebran las fiestas pero no hacen ‘kosher'”, explicó refiriéndose a sus padres.

Respondiendo a las preguntas de defensa y acusación, como anteriormente había sucedido con otros testigos, se fueron desgranando las tradiciones de esta rama ortodoxa del judaísmo: ausencia de relaciones sexuales antes del matrimonio, curso de educación sexual previo a la boda donde se les instruye sobre el uso de lubricantes personales y , uso de dos camas para el matrimonio que deben separarse durante el tiempo que dura la menstruación de la mujer, ausencia de divorcio y la mujer no puede casarse de nuevo a menos que lo autorice el ex-marido…

Hannah negó las acusaciones contra su esposo y cuando la fiscal Allegra Santomauro la preguntó que si su esposo era declarado culpable no podría volver a casarse a menos que él lo autorizase y que ese veredicto sería embarazoso respondió: “No, porque la gente sabe que esas alegaciones no son verdad”

En su testimonio Hannah enfatizó que los padres de los niños supuestamente abusados tenían problemas familiares, que presenció discusiones, gritos, malas palabras… cuando celebraban con ellos el Sabath y otras fiestas religiosas.

“Los niños no escuchaban a los padres ni los padres a los niños… sus problemas estaban dañando nuestro matrimonio”, afirmó. Según ella la madre de los niños llamaba a su esposo para que les hablara y mediara cuando por ejemplo no querían ir al colegio y pidió a su esposo se distanciara de la familia. “Yo le dije que ellos tenían padres y estos tenían obligaciones, ¿por qué ella le llamaba para que fuese al rescate?. ¡Hay un límite para todo!”

Alrededor de la web