Cinco consejos para que no pases frío y no te enfermes

Si todavía no tienes calefacción y servicio de energía eléctrica que te permita calentarte, toma nota

Hoy, Nueva York tiene anunciada una nevada que, aunque no muy fuerte, sí resulta incómoda a poco menos de un mes del paso del huracán Sandy, que destruyó miles de residencias y dejó muchas otras sin acceso a los servicios básicos, entre ellos los de energía eléctrica y calefación.

Puedes denunciar a tu casero

Si eres de las personas que viven en los 800 edificios de apartamentos que todavía no cuentan con servicio de calefacción o si tienes amigos o familiares residiendo en éstos, toma nota de estos consejos prácticos que te permitirán permanecer caliente, en lo que todo se normaliza. Y, lo que resulta más importante, te ayudarán a conservar la salud.

1) Vístete de algodón y, por encima de esa ropa, ponte un abrigo de lana. Así funciona mejor. Si tienes guantes, medias, gorro y bufanda, mucho mejor. Al vestirte, siempre recuerda esto: Lo más importante es mantener calientes tus extremidades y los órganos vitales como el cerebro, el corazón, los pulmones y el estómago. En caso de que no tengas guantes y al ir caminando por la calle no aguantaras el frío, coloca tus manos bajo tus axilas. Si estás en una estación esperando un autobús o el tren, calienta tus manos colocándolas bajo los muslos.

2) Ingiere alimentos calientes. Lo mismo sopa que leche, lo importante es que todo lo que consumas ayude a mantenerte caliente. Evita ingerir alcohol, porque contrario a lo que se ha dicho durante años, las bebidas alcohólicas provocan el efecto contrario, haciendo que con el paso del tiempo sientas más frío.

3) No te mojes ni salgas a la calle con el cabello mojado. Primero, que sentirás el frío con más intensidad y segundo que afectarás tu salud. En caso de que te mojaras de camino a algún lugar o haciendo alguna labor, quítate la pieza de ropa que se te mojó y cámbiala por otra. En la medida que te sea posible, carga con un par de medias en tu cartera o bulto, por si sufrieras un accidente. Recuerda que siempre es mejor quitarte una pieza mojada que colocarte 20 piezas secas encima de una mojada.

4) Evita el viento. Muchas veces sentimos más frío del que realmente hace porque estamos de cara a donde el viento está soplando. Muévete o mueve a tu familia en dirección contraria, preferiblemente en algún lugar que quede resguardado.

5) Si manejas, no olvides cargar con una manta en el auto. Nunca sabes cuándo las condiciones del tiempo empeorarán y pudieras tener que pasar tiempo de tu medio de transporte. En caso de que cuentes con combustible suficiente no sufrirías, porque podrías utilizar la calefacción. Pero si quieres ahorrar, carga con una manta que te permita estar caliente en lo que puedes llegar a tu destino. Tampoco está de más cargar con encendedores o cerillos para que, en caso de que fuera necesario, enciendas ramas o papeles que te permitan generar calor.