Víctimas de Sandy sueñan con $500 millones del Powerball

Aquellos que perdieron todo tras el paso del huracán por Nueva York y Nueva Jersey anhelan convertirse hoy en millonarios

Víctimas de Sandy sueñan con $500 millones del Powerball
Raymond Parker, un residente de Long Beach, en Nueva York, que fue víctima de Sandy, en la tienda cuando compraba su ticket para el Powerball.
Foto: AP

Nueva York – Olvídese de las ayudas de FEMA, los pagos de las aseguradoras o de las obras de reconstrucción. Muchas de las personas que fueron fuertemente golpeadas por el huracán Sandy en Nueva York y Nueva Jersey, lo que están pensando hoy es en algo que podría resolver todos sus problemas: ganarse los $500 millones de la lotería Powerball.

Esta noche se hará el sorteo del premio más grande en la historia de esta lotería que se juega en 42 estados del país, y muchos tienen la esperanza de que el afortunado, o afortunados, sea alguno de los residentes de Nueva York o Nueva Jersey que lo perdieron todo tras el paso de la tormenta el mes pasado. Muchos de los afectados han dicho en los días recientes, que si llegarán a convertirse en millonarios, además de disfrutar el dinero darían aportes a los esfuerzos de reconstrucción que se realizan en las zonas devastadas.

John Scaduto, un chef que perdió su trabajo en un restaurante de Oakdale, en Long Island, debido a las inundaciones, dijo que de ganar la lotería montaría su propio restaurante. “Yo ya he comprado unos $100 en ticket”, dijo, añadiendo que si se convierte en millonario también le gustaría ayudar a su comunidad afectada por Sandy.

“Yo haría lo que pudiera por ayudar aunque sea un poco a los otros”, indicó.

Casi todos los que hacían fila para comprar tickets del Powerball, en el pueblo de Little Ferry, en Nueva Jersey, que sufrió serias inundaciones, tenían una respuesta similar a la de Scaduto.

“Ayudaría a la reconstrucción de Jersey Shore; Yo crecí aquí y es devastador”, dijo Dan O’Neill un residente de Blairstown, en Nueva Jersey, quién está ayudando a un amigo a recuperar su casa dañada por las inundaciones. “Es parte de ser de Nueva Jersey, es parte de nuestra historia y está destruido”, dijo O’Neill, añadiendo que si gana donaría dinero a los grupos caritativos que están ayudando con las tareas de recuperación.

Por su parte el boricua Rubén Seda, de 74 años, dijo que sus planes de años de retirarse en su natal Cabo Rojo, en Puerto Rico, fueron cancelados por ahora debido a los costosos daños que sufrió su casa en Little Ferry. Sin embargo, indicó que de ganar esos millones los usaría principalmente en ayudar a aquellos que lo socorrieron a él luego del paso del huracán.

“Ayudaría a todo el mundo, le daría a los grupos caritativos y a la iglesia”, dijo Seda. “Yo lo perdí todo. Mis muebles, mi comida…pero sobreviví. Por lo que si gano la lotería sería una gran ayuda”.

Por su parte Raymond Parker, un residente de Long Beach, en Nueva York, dijo que: “Con tanto dinero por repartir en este premio gordo, sería ideal si varias de las víctimas de Sandy pudieran compartir esos millones“.

“Mucha gente debería ganar, no solamente una”, indicó el hombre, cuando acudía a una tienda en Long Beach donde siempre compra sus tickets de la lotería. Dijo que sus planes eran hacer su usual compra de dos tickets de $4 cada uno, y que si ganaba daría dinero a su sobrina y sobrino para que paguen su educación universitaria y donaría a la Cruz Roja como una forma de agradecer por su esfuerzo para ayudar a las víctimas de Sandy en Long Beach.

Como muchos en su vecindario, este jubilado, de 67 años, perdió su auto por las inundaciones durante la tormenta, y la entrada de su edificio también quedó bajo el agua, además de que tuvo que pasar más de una semana sin electricidad.

Pero Parker no está contemplando comprar un auto nuevo si gana el Powerball. “Voy a contrata un chofer que me lleve a todas partes”.

El récord de un premio en cualquier lotería de EE.UU. se registró el pasado abril, cuando el Mega Millions repartió $656 millones entre tres ganadores de Illinois, Maryland y Kansas.

As su vez el premio mayor que se ha sorteado en el Powerball fue de $365 millones en el 2006, que fueron ganados por ocho trabajadores de Nebraska.