Peña Nieto rinde protesta como presidente de México

Felipe Calderón entrega la banda presidencial a sucesor en medio de manifestaciones
Peña Nieto rinde protesta como presidente de México
El presidente de México, Enrique Peña Nieto (i), toma protesta ante el pleno de la Cámara de Representantes junto a su antecesor, Felipe Calderón.
Foto: Fotos AP y EFE

MÉXICO, D.F. — El presidente Enrique Peña recibió la banda presidencial de manos de su antecesor Felipe Calderón en una ceremonia de sesión del Congreso General que a ratos se convirtió en un campo de batalla entre gritos de protesta y porras de aliento lanzados por legisladores de los partidos políticos que disputaban destacar sus posturas con la garganta.

¡México, México!, gritaban los legisladores del oficial Partido Revolucionario Institucional (PRI) que llegaron con banderines tricolores que agitaban “unidad” y fueron respaldados por los representantes del saliente Partido Acción Nacional (PAN).

Una valla de congresistas abrió el camino a las 11:12 (hora local) cuando Calderón arribó al pleno del recinto de San Lázaro, donde los izquierdistas le gritaban “asesino” desde las curules que decoraron con cruces de madera negra, pancartas que resumieron el sexenio como “un baño de sangre”.

Tres minutos después del arribo, entró por la puerta principal Peña Nieto, muy de prisa, sonriente y peinado con la mirada a la izquierda para evitar el contacto visual con una gigantesca manta que cubría una pared en la que leía: “Imposición Consumada, México de Luto”.

Una decena de pancartas se alzaron al tiempo: recordaban acusaciones de su otrora rival Andrés Manuel López Obrador: la compra de voto a través de la empresa Soriana y sus vínculos con la televisora más poderosa del país: Televisa.

“Presidente prefabricado”, se leyó en tanto una lluvia de billetes de papel caían con la leyenda “candidato de la ilusión”.

Peña caminó unos cinco metros hasta la tribuna, donde lo esperaba la banda presidencial, todavía en el pecho de Calderón. El mandatario saliente lo abrazo, besó la banda y la soltó para verla acomodarse en manos del presidente que regresa al partido que gobernó México por más de 70 años hasta el año 2000.

“Protesto cumplir y hacer cumplir la constitución y las leyes que de ella emanan”, dijo en medio del barullo legislativo que sólo tomo orden para cantar el Himno Nacional.

Peña Nieto salió despacio, ya con la banda, rumbo al Palacio Nacional, donde daría un discurso.