Aprenden a enfrentar el VIH/SIDA con mentalidad positiva

Aprenden a enfrentar el VIH/SIDA con mentalidad  positiva
José Soto y Norma Pérez enfrentan el VIH con mente positiva y reciben ayuda del programa Positive Living de la organización BronxWorks.
Foto: EDLPJOSE ACOSTA

NUEVA YORK — Cuando José Soto supo que era VIH positivo en 1992, lo primero en que pensó fue en la muerte, que su vida iba a ser corta y que ya el mundo se había acabado para él.

Soto contaba apenas con 20 años de edad, tenía esposa y dos hijos (los tres VIH negativo), y pasó dos años sin tomar medicamentos, “porque me negaba a creer que yo me hubiera infectado, me sentía sano, fuerte, con 250 libras de peso”. “Sólo cuando me daba gripe, me sentía más débil que de costumbre, hasta me caía mareado”, dijo Soto.

Después de la etapa de negación de la enfermedad, Soto se hizo la prueba tres veces, y tuvo que rendirse a la evidencia. Recibió consejería, comenzó a tomar sus medicinas, y hoy día —según reveló— valora más la vida y aconseja sobre el VIH/SIDA a todo el que puede.

“Yo no me contagié por inyectarme droga, yo me contagié por mujeriego, por tener sexo sin protección”, dijo Soto. “Mi consejo a la gente es que el VIH/SIDA no es un juego, que deben hacerse la prueba y protegerse porque de lo contrario es como firmar una sentencia de muerte”, sostuvo.

Soto forma parte de un grupo de miembros del programa Positive Living, de la organización sin fines de lucro BronxWorks, que conmemoró ayer el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, con un emotivo acto donde los participantes presentaron un edredón hecho a mano, con los nombres de quienes han muerto a causa del SIDA.

Jennifer Stubbs, especialista del programa de VIH/SIDA de BronxWorks, explicó que el programa es gratuito, y ha ayudado a miles de familias e individuos que viven en condiciones crónicas, incluyendo VIH/SIDA.

“Nosotros ofrecemos manejo de casos, colocación de vivienda, educación nutricional, grupos de apoyo, y servicios de ayuda y consejería a cientos de residentes pobres de El Bronx cada año”, dijo Stubbs. “También ayudamos a conseguir vivienda a los que necesiten, reducciones en el costo de alquiler, comida gratis, etc.”, señaló.

Stubbs dijo que la epidemia de VIH/SIDA afecta mayormente al sur de El Bronx, ya que el 2.3% de todos los residentes de los barrios Hunts Point y Mott Haven están viviendo con VIH o SIDA, según datos del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York.

El índice de VIH en El Bronx es cerca de 1.7% de la población, de acuerdo con estadísticas de 2007 del Departamento de Salud. En la ciudad de Nueva York, la epidemia afecta a 1.4% de la población.

Asimismo, en El Bronx, el 61% de los que viven con VIH o SIDA son latinos. Los afroamericanos representan el 36%, y los blancos el 2.4%.

Una de las principales razones del alto índice de infección de VIH/SIDA en El Bronx, según la Community Healthcare Network, es la falta de educación sobre cómo el virus se transmite.

Norma Pérez, de 64 años, vive con VIH desde 1989 y pese a que su hijo se infectó primero que ella, no se educó sobre la prevención y lo adquirió “por tener sexo sin protección”. Pérez recibe ahora servicios del Positive Living, y participa en grupos de apoyo a familiares en BronxWorks.