Se encadena por error en ADN

Dominicano demandó al Consulado de los EEUU por falso análisis de la prueba

Miguel Familia aparece acompañado de  sus hijas Salomé, de 9 y Ashley, de 12.
Miguel Familia aparece acompañado de sus hijas Salomé, de 9 y Ashley, de 12.
Foto: Cortesia Orlando Ramos

Santo Domingo/ — El dominicano que demandó a la embajada de Estados Unidos en el país y a un laboratorio clínico de New Jersey por $230 millones, bajo el alegato de que emitieron un análisis errado sobre el ADN de una de sus hija, se encadenó ayer frente a la sede diplomática en reclamo de justicia al gobierno de Barack Obama.

Miguel Familia, nacionalizado estadounidense, se encadenó en una de las verjas de la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte, ubicada en la avenida Máximo Gómez esquina César Nicolás Penson, en esta capital. Le acompañaba su abogado, Carlos de la Rosa, así como sus hijas Salomé, de 9 años y Ashley, de 12. Decenas de curiosos se presentaron al lugar.

El demandante se colocó un cartel con una leyenda en inglés que decía: “Nosotros pedimos justicia! Por medio de una prueba de ADN realizada por la embajada de Estados Unidos y una clínica estadounidense, mi familia fue destruida. Pedimos justicia al presidente Obama. La embajada de Estados Unidos en Santo Domingo le esconde la verdad”.

El Consulado de Estados Unidos redobló su seguridad privada. Al lugar también se presentó un contingente de más de 20 agentes de la Policía Nacional.

“Estamos buscando justicia por la mala práctica de un ADN que hubo, realizado en los Estados Unidos, en Testing & Research, en New Jersey, que nos destruyó nuestras vidas, la mía y las de mis hijos y la de mi familia entera y para mí el Consulado Americano está protegiendo a esa clínica”, dijo Familia.

Mientras, su abogado aseguró: “Nosotros, el señor Familia y yo fuimos a New Jersey, y cuando llegamos a la clínica (demandada) nos dimos cuenta de que esta clínica no es más que un quiosco, una pequeña habitación que no reúne las condiciones para ser clínica y hay algunos funcionarios de la Embajada que han engañado a Obama porque esta clínica fue abierta por tráfico de influencia”.

Familia demandó a Testing & Research por $100 millones; a la Embajada de Estados Unidos en el país por $80 millones y al laboratorio clínico del país que sirve a la sede diplomática por $50 millones.

La demanda se conoce en la Tercera Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional. Familia alega que cuando recibió los resultados errados del análisis de ADN de su hija Ashley, en el año 2005, entró en un estado depresivo que lo llevó a pensar incluso en quitarse la vida y agredir a su esposa bajo la sospecha de que le había sido infiel.

La Embajada de Estados Unidos ha planteado que no se referirá al tema publicamente.