Los latinos y el precipicio

Los latinos y el precipicio

Si las negociaciones sobre el llamado “precipicio fiscal” que se llevan a cabo en Washington fracasan y no se lleva a cabo una solución balanceada que evite severos recortes automáticos y aumentos de impuestos a la clase media, existe el peligro real de que los más afectados sean el grueso de la población trabajadora del país, con el subsecuente efecto negativo para la economía que apenas comienza a recuperarse.

La negativa a realizar cualquier aumento de impuestos a la clase más adinerada que no se compense con más recortes presupuestales es una postura intransigente de los republicanos a los que aparentemente no les ha llegado el memo de que su plataforma económica perdió las elecciones recién pasadas y de que la mayoría de los estadounidenses quieren soluciones justas, cuyo peso no recaiga únicamente sobre los hombros de las familias de clase media.

La población latina de Estados Unidos figurará entre las más afectadas si esto no se soluciona. Un estimado del Tax Policy Center indica que llegar al precipicio fiscal sin un acuerdo para permitir mayores ingresos al estado conllevaría un aumento de impuestos de $1,423 anuales en promedio a parejas trabajadoras que ganan entre $20,000 y $30,00.

El “precipicio fiscal” no se refiere solamente a los recortes de defensa, en ellos irían incluidos recortes automáticos al financiamiento de programas sociales en los estados que incluyen fondos para educación, salud, vivienda, entrenamiento laboral y otros que afectarían directamente a la clase trabajadora y principalmente a los latinos.

La mejor opción es una solución balanceada que combine nuevos impuestos a los sectores de mayores ingresos –que más se beneficiaron de la economía, e incluso de la recuperación– con recortes moderados.

Impremedia/La Opinión