Crece el boicot contra “La Comay” en Puerto Rico

Sicólogos y trabajadores sociales se suman al rechazo popular contra el programa “SuperXclusivo”
Crece el boicot contra “La Comay” en Puerto Rico
El boicot contra el programa “SuperXclusivo" ha provocado que importantes empresas en Puerto Rico le retiren los anuncios publicitarios.
Foto: Archivo

San Juan – La Asociación de Psicología de Puerto Rico (APPR) se unió este lunes a la indignación que ha generado las expresiones del programa de televisión “SuperXclusivo” en torno al caso del publicista José Enrique Gómez Saladín y exhortó a que tenga “un trato digno para las personas aludidas, sin importar su género, orientación sexual, nacionalidad o clase social”.

La indignación de miles de ciudadanos en las redes sociales por el ascenso de la criminalidad en la isla, y los comentarios homofóbicos que realizó el programa de “La Comay”, ha generado un inesperado boicot al programa de mayor audiencia en la televisión puertorriqueña, y la página de Facebook “Boicot a La Comay” ya casi llega a los 69,000 fans.

En esa red social se han realizado más de 110,000 comentarios relacionados al tema, y entre las más recientes actualizaciones destaca una fotografía sacada de la cuenta de Twitter del cantante Ricky Martin, en la que se lee: “Recuerda cambiar el canal. No a la censura y sí al boicot”.

Este rechazo popular al programa también ha provocado el retiro de pautas de anuncios publicitarios de varias importantes empresas. Ya Walmart, Claro, Dish Puerto Rico, Triple S, Borden, ATH, Palo Viejo, Vanilla Gift Card, Lanco y Joyerías Borroto retiraron sus pautas publicitarias del programa.

La APPR destacó la importancia de los medios de comunicación en la salud mental de los puertorriqueños, ya que generan opinión pública y propician la desinformación sobre las personas involucradas.

“Todas las personas tenemos el deber social de examinar cómo formamos parte del problema de violencia que nos afecta como pueblo y cómo podemos ser parte de la solución”, precisó la presidenta de la organización, Sheila Rodríguez Madera.

Añadió que los programas televisivos dirigidos a la familia deben partir del principio ético de que no se debe capitalizar en el sufrimiento humano.

El Colegio de Profesionales de Trabajo Social también se unió al movimiento, por considerar que “el programa se ha caracterizado por promover la intolerancia en detrimento de la dignidad del ser humano, el racismo, la homofobia y otras formas de discriminación y opresión”.

Alrededor de la web