Cooperativas no estatales ya son una realidad en Cuba (Fotos)

Entra hoy en vigor la extensión de esta ley, que posibilitará la formación de asociaciones en sectores como gastronomía, transporte, servicios técnicos y personales, la pesca deportiva y la camaronicultura, entre otros
Cooperativas no estatales ya son una realidad en Cuba (Fotos)
Agricultores cortan caña de azúcar para alimentar a los animales en la Cooperativa Agrícola Camilo Cienfuegos en Bahía Honda, Cuba.
Foto: AP

La Habana – Un nuevo decreto ley que permite extender el cooperativismo no estatal a más de 200 actividades económicas comenzará a regir hoy en Cuba, donde hasta ahora solo se permitía esa forma de gestión en el sector agropecuario.

La nueva medida, anunciada durante el primer pleno anual de la Asamblea Nacional en julio pasado, posibilitará la formación de cooperativas en sectores como gastronomía, transporte, servicios técnicos y personales, la pesca deportiva y la camaronicultura, entre otros.

El diario oficial Granma precisa hoy que la ley prevé las asociaciones “de primer grado”, con al menos tres trabajadores, y de “segundo grado”, formadas por dos o más cooperativas, aunque esta modalidad no será implementada por el momento.

Las cooperativas podrán conformarse mediante la unión de socios y en instituciones y organizaciones productivas que actualmente trabajan bajo control estatal.

El arrendamiento de los establecimientos estatales que pasen a esa forma de gestión se realizará preferentemente a los trabajadores de esas instalaciones “y que voluntariamente determinen conformar una cooperativa”.

Granma resalta que estas asociaciones “no se subordinarán administrativamente a ninguna entidad estatal”, tendrán personalidad jurídica y “se constituirán voluntariamente por sus socios con fines económicos y sociales”.

Según lo establecido, podrán determinar los precios de los productos y servicios que comercialicen de acuerdo a la oferta y la demanda, con excepción de los que estén determinados por el Estado.

Como requisito para constituirlas, los cubanos deberán presentar sus peticiones a los órganos municipales del Poder Popular, que procesarán las solicitudes “a diferentes niveles” hasta el Consejo de Ministros.

En julio pasado, el vicepresidente cubano Marino Murillo adelantó que legalmente las cooperativas disfrutarán de condiciones “no discriminatorias” y tendrán “vínculos horizontales” con todas las entidades.

Además, Murillo indicó que el Gobierno trabaja en las normas jurídicas para regular el ejercicio de esa práctica, con la futura elaboración de una Ley General de Cooperativas.

La creación “experimental” de cooperativas fuera del sector agropecuario forma parte del plan de reformas que aprobó el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (único) en 2011 para “actualizar” el modelo económico del país.

A fin de superar la grave crisis que Cuba arrastra desde la caída del bloque socialista, el plan de ajustes económicos del Gobierno de Raúl Castro incluye un pequeño resquicio a la iniciativa privada, con medidas como la ampliación del trabajo autónomo.