Hágase unos ‘arreglitos’ como regalo de Navidad

Durante las fiestas navideñas aumentan las ganas de verse bien, por lo que muchas personas visitan al doctor para mejorarse el rostro y hasta la sonrisa

Nueva York — Las fiestas navideñas ya están aquí, fechas durante las cuales todos quieren lucir lo mejor posible para asistir a esas múltiples reuniones con familiares y amigos. Pero para muchos llevar un atuendo a la moda, ir a la peluquería o comprar un nuevo par de zapatos no resulta suficiente para lograr sentirse a gusto con su imagen personal.

Esas ganas de verse bien hacen que tanto mujeres como hombres recurran a tratamientos de belleza un poco más complicados, y costosos, que una visita al salón de belleza o al spa.

“Todo el mundo quiere lucir bien para Navidad y Año Nuevo, por lo que es la época cuando estoy más ocupado. Además mucha gente aprovecha los días de vacaciones para hacerse tratamientos”, explica el Dr. Paul Nassif, reconocido cirujano plástico, con oficinas en Nueva York y Beverly Hills, California.

Pero no se trata, en la mayoría de los casos, de cirugías drásticas, la tendencia más bien es hacerse “arreglitos” con botox y rellenos faciales, los cuales ofrecen resultados rápidos a la hora de eliminar esos “defectos” en el rostro que molestan a la gente.

Asimismo, muchos quieren lucir una buena sonrisa a la hora de posar para las fotos, por lo que las visitas al odontólogo, para más que una simple limpieza, son también parte de los planes de muchos.

A continuación, dos especialistas nos hablan sobre los tratamientos estéticos más buscados durante el fin de año:

Además de las tradicionales celebraciones de la época, el uso general de las redes sociales para comunicarse e intercambiar imágenes ha aumentado la presión por lucir bien.

“Yo he notado dos tendencias que inciden en el aumento, durante las fiestas, de los procedimientos faciales. Una es las redes sociales, porque las personas saben que muchas de sus fotos van a terminar en Facebook o Twitter, y todo el mundo quiere verse lo mejor posible en ellas. La otra, es que con tratamientos como los rellenos faciales podemos hacer maravillas que rejuvenecen en pocos minutos y a bajo costo”, asegura el Dr. Paul Nassif, cirujano plástico reconocido por sus innovadores tratamientos, quien ha tratado a muchas famosas y personalidades de televisión.

Las alternativas son cada vez mayores, por lo que la demanda también lo es. De acuerdo a la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, los rellenos faciales se encuentran entre los procedimientos de mayor crecimiento en el país, con un incremento del 7% en 2011 en comparación con 2010.

Entre las nuevas técnicas, explica Nassif, está el uso de la canula sin filo (blunt cannula technique), con la cual se puede aplicar cualquier relleno reduciendo la aparición de moretones y hematomas en la zona de aplicación.

“En lugar de usar una aguja, lo que hacemos es usar esta cánula que es muy larga y no filosa. Si quiero tratar los ojos o los pómulos, puedo hacer toda el área con un solo pinchazo en cada lado de la cara, lo que normalmente tomaría un total de cinco o seis”, explica el especialista. “Si por ejemplo alguien tiene un evento especial esa noche, y le preocupa que se le noten los morados, esta es la técnica perfecta”.

Otro procedimiento muy usado actualmente es el levantado de vampiro (vampire lift), que consiste en inyectar en el rostro la propia sangre del paciente, previamente tratada, para aumentar la producción de colágeno y mejorar la apariencia general del rostro.

“Se toma una jeringa de sangre y se coloca en una máquina centrifuga, donde se mueve a alta velocidad para obtener plasma rica en plaquetas (platelet rich plasma o PRP) concentrada, que es la que contiene todos los elementos rejuvenecedores de la piel. Luego se reinyecta en el rostro, sola o con otros rellenos, yo particularmente uso Restylane, en el párpado inferior, e inyecto Perlyne, en los pómulos”, explica Nassif.

El tratamiento con micro agujas (micro needling) es otra popular innovación. Consiste en una pequeña máquina, parecida a un lápiz, que produce orificios mínimos en el rostro para ayudar a absorber cualquier tratamiento facial que se haga, además de fomentar la producción de colágeno.

Asimismo, otra de las nuevas técnicas para mejorar la apariencia del rostro es la aplicación de rellenos en el área de la sien, entre la parte superior de la oreja y el ojo, zona que hasta hace poco no se consideraba.

“Cuando envejecemos, aunque puede suceder en los 30’s, se empieza a perder volumen en esta zona, y cuando esa área se hace hueca, la cara se alarga y pierde el look de forma de corazón (heart shape). El aplicar rellenos allí rejuvenece inmediatamente”, asegura Nassif.

Estos procedimientos varían en precio, dependiendo del área tratada y la cantidad de producto aplicada, empezando desde unos $600 hasta varios miles. Por lo que el antojito de verse más joven puede llevarse una buena parte del presupuesto navideño.

Si estas navidades usted desea tener la sonrisa de los famosos, donde se muestra “mucho diente y poca encía”, existen varios procedimientos que lo ayudarán a obtenerla.

“Especialmente dentro de la comunidad hispana muchos tienden a tener dientes pequeños con encías prominentes”, explica el Dr. Nicholas Toscano, odontólogo especializado en tratamientos cosméticos, quien ha tratado a pacientes de la talla los expresidentes Bill Clinton y George W. Bush.

En estos casos se recurre al levantamiento de encías (gum lift), tratamiento a través del cual, usando láser o el bisturí, se corta el exceso de tejido y en ocasiones un poco de hueso, mostrando más la dentadura, según explica Toscano, quien asegura realizar dos o tres de estos procedimientos al día.

La persona puede regresar a trabajar el mismo día del tratamiento, aunque el proceso de recuperación total puede durar hasta cuatro semanas. El costo varía, desde $700 hasta $3,000, dependiendo de cuán invasiva sea la cirugía.

Para quienes tienen problemas dentales más grandes que una encía prominente, los odontólogos ofrecen la colocación de las llamadas laminillas o chapas de porcelanas (porcelain veneers).

“Es como poner una uña postiza. Es una lámina de porcelana, muy duradera, que cubre el diente después de un pequeño proceso de preparación, dándole un look totalmente diferente. Un cambio drástico”, señala Toscano.

Los “veneers” pueden colocarse en parte de la dentadura, “preferiblemente en los dientes que más se ven”, o en toda la boca, y logran durar hasta 25 años. Muchas veces este tratamiento se complementa con el de las encías, para lograr una sonrisa al mejor estilo de Julia Roberts.

En Nueva York, explica Toscano, los pacientes pueden pagar desde $800 por diente hasta $3,000, dependiendo de las tarifas del especialista. Generalmente el costo puede reducirse según el número de dientes que se traten.

El blanqueado de dientes sigue siendo otra opción muy popular para quienes no pueden costear tratamientos más costosos. Para efectos rápidos y notables, los dentistas ofrecen el blanqueado con productos especiales en sus consultorios, activados muchas veces con luces o combinados con láser. Sin embargo, muchos de estos tratamientos pueden causar sensibilidad en los dientes y molestia.

“Siempre incentivo a mis pacientes a que prueben primero los blanqueadores que se consiguen en las farmacias y tiendas. Si hablamos de pastas de dientes, recomiendo Colgate Total y Colgate Lumi White. Los productos Go Smile son muy buenos también, además de muchos blanqueadores que se consiguen online, como LiquidSmile, también funcionan”, concluye Toscano.