Acciones contra armas de asalto

Presidente Obama crea grupo para analizar violencia con armamento

Guía de Regalos

Acciones contra armas de asalto
El presidente Barack Obama pidió apoyo de la sociedad para terminar con la "epidemia" de violencia que afecta al país.EFE

WASHINGTON, D.C.— “No es una comisión más”. Esa fue la promesa que entregó ayer el presidente Barack Obama cuando se refirió al nuevo grupo de trabajo para crear una estrategia que mejore el control de armas y la violencia asociada a su uso.

En una reunión con periodistas, el mandatario aseguró que para finales de enero, presentará una propuesta al Congreso en su discurso del Estado de la Unión, que contenga diversas medidas para enfrentar el problema. Esto se basará en recomendaciones formuladas por un nuevo grupo de trabajo liderado por el vicepresidente Joe Biden, que incluirá a miembros del gabinete, legisladores, expertos en salud, seguridad, educación, entre otros.

“No será fácil, pero eso no puede ser una excusa para no intentarlo […] para este esfuerzo necesitamos la ayuda de todos los estadounidenses, para que digan basta en nombre de nuestros hijos”, enfatizó Obama.

“Hemos tenido que reflexionar, después de Newton. Fue un llamado de atención para todos”, dijo al ser increpado por la prensa, debido a su falta de acción en años anteriores, a pesar de otras tragedias, como la matanza en el cine de Aurora Colorado.

Obama aseguró que en el país ya existe consenso respecto a limitar el uso de armas de asalto y cargadores de municiones. La prohibición en el uso de armas de asalto expiró bajo el mandato de George W. Bush y hasta ahora, las perspectivas para reinstaurarla eran casi imposibles. Esto a pesar de los llamados formulados por grupos anti armas y países como México, aquejado por la violencia de los cárteles, que operan con armas de alto poder adquiridas en Estados Unidos.

Pero después de la tragedia de Newton, la senadora Dianne Feinstein (D-CA) aseguró que en el primer día de trabajo del Congreso 113, presentará una legislación para reinstaurar la prohibición en la venta de nuevas armas de asalto y cargas de municiones de alta capacidad. Una medida a la que el Presidente ya dio su apoyo.

“Hemos visto matanza tras matanza y luego una conversación sobre cómo frenar este tipo de violencia, sin un resultado concreto. Pero tengo esperanza”, dijo Casey Glimstad a La Opinión, quien perdió a su hermano Derek Glimstad en un tiroteo en Sacramento California, el 8 de septiembre de 2001.

El atacante, Joseph Ferguson, de 20 años, había sido suspendido de su trabajo como guardia de seguridad y rechazado por su novia. Antes de suicidarse mató a cinco personas.

“El cuerpo de mi hermano estaba destrozado por las balas. No tuvo ninguna oportunidad. Después de su muerte, fue un caos. La vida nunca es la misma. Mis padres son sombras de lo que eran antes. Perdí a mi hermano y de cierta forma, a mis padres”, dijo.

Por parte del Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner (R-OH) reconoció en una reunión realizada esta semana con su Caucus, que es necesario abrir una discusión sobre el tema del control de armas. Se espera que este viernes, la Asociación Nacional del Rifle, se refiera al incidente en Newton y de señales sobre qué postura adoptará respecto a medidas como la prohibición en el uso de rifles de asalto.

En general, en el ala republicana, algunos legisladores han indicado que iniciativas como esta, no son la panacea, mientras la mayoría ha optado por el silencio. En el lado demócrata, la líder de la minoría Nancy Pelosi (D-CA) nombró al congresista californiano Mike Thompson (D-CA), para liderar un grupo de trabajo enfocado en reducir la violencia con armas de fuego.

De acuerdo al Centro Nacional para la Prevención y Control de Daños (NCIPC) anualmente 31,593 personas mueren debido a la violencia con armas, además de 66,769 que logran sobrevivir.

Grupos anti armas como Brady Campaign, ya lanzaron una fuerte ofensiva mediática, para impulsar el debate en Washington. Una nueva campaña de avisos televisivos donde familiares de víctimas y celebridades hacen un llamado a la acción.

De acuerdo al Pew Research Center en abril de 2012, un 57% de la población caucásica apoya tener y portar armas, mientras un 29% de los hispanos, respalda esta postura.