Especial: Charly Alberti avivó el rock y ahora va por el ambiente

El exSoda Stereo busca hispanos dispuestos a liderar el cambio ambiental global

Guía de Regalos

Especial: Charly Alberti avivó el rock y ahora va por el ambiente

De cambiar para siempre la música en América Latina ha pasado a cambiar el mundo. Charly Alberti -legendario baterista de Soda Stereo- es el fundador y presidente de R21, una organización sin fines de lucro que se encuentra a la vanguardia de la lucha por el cambio ambiental global -a nuestro estilo y en español- a lo largo del continente americano: Desde la Patagonia hasta Alaska.

En conversación con ImpreMedia, Alberti nos invita a trabajar con él para sanar el planeta.

¿En qué consiste el reto del cambio ambiental global?

“El reto del cambio ambiental global consiste en que la gran mayoría de la gente, que todavía no entendió los problemas ambientales, entienda que el daño que le estamos generando al planeta es mucho más grande de lo que todos creemos. También, paralelamente, el desafío es que esa gente que muchas veces tiene miedo o piensa que los problemas son imposibles de solucionar, entienda que sí existe una solución y que es mucho más sencilla de lo que ellos creen”.

“La solución proviene de pequeños cambios en las acciones cotidianas y el problema también se genera por lo mismo: el problema no es que hay un país o un gobierno que contamina, en definitiva los que contaminan a los países y los que generan las emisiones son los ciudadanos. Y las empresas en todo caso generan los productos y las emisiones por culpa de los ciudadanos que les compran los productos. El problema es la gente y la solución es la gente. Hacer que el ciudadano entienda eso es el mayor desafío en la concientización sobre el cambio ambiental global”.

¿Cómo surge y a qué se dedica R21?

R21 (Revolución 21) nace de la necesidad de generar un proyecto de concientización pensado y destinado para latinoamericanos. Yo estuve trabajando con (el premio Nobel de la Paz 2007) Al Gore durante unos años, y entendí en ese proceso que los latinoamericanos tenemos una gran oportunidad ante este problema, por diferentes razones, y los resultados que estoy viendo con R21 me están demostrando que era así”.

Eres un músico legendario, pero también haz sido un líder tecnológico y ahora agente de cambio ambiental global. ¿Cuáles han sido los momentos claves de tu vida?

“Básicamente los momentos fuertes tienen que ver con los grandes momentos que uno va generando. Obviamente que con Soda Stereo te podría nombrar muchísimos, desde el primero hasta el último show, cada uno tuvo un momento de emoción tremendamente importante. Como así también fue el momento en que -como yo lo digo- ‘me cayó la ficha’ sobre el problema ambiental, porque muchas veces uno cree que sabe sobre el tema ambiental y, sin embargo, no ha llegado a reaccionar. Yo creo que cuando uno realmente entiende los problemas ambientales, surge la necesidad imperiosa de hacer algo y eso me sucedió hace unos años cuando empecé a trabajar con Al Gore”.

“Otro momento estuvo vinculado a conocer a la persona que quizás más admiré en mi vida, que fue Steve Jobs. Yo fui un pionero en la utilización de la tecnología en Latinoamérica a través de la música y eso me comprometió totalmente con la causa de Apple, cuando a la empresa casi no la conocía nadie. Steve realmente fue el único individuo a quien admiré durante años, mucho más que a muchos músicos. Un día tuve la suerte de que él cuando volvió a Apple generó una campaña, que se llamó Think Different, y convocó a cincuenta Apple Masters de todo el mundo. Estos Apple Masters eran grandes personalidades que eran exitosos en lo que hacían y que aparte eran fanáticos de Apple. Entre esos estaban Mohamed Alí, Harrison Ford, (Steven) Spielberg, y el único de habla hispana del mundo fui yo. Eso me dio la oportunidad de conocer a Steve y fue un momento muy especial para mí”.

¿Cuál es el denominador común de tantos logros?

“Yo creo que el denominador común es en definitiva la perseverancia”.

¿Qué te motiva de cara al futuro?

“Me motiva luchar por esta causa que nos compete a todos, donde todos somos igual de responsables y en la que todos tenemos más o menos la misma posibilidad de ser la solución. Y me motiva ser parte de esta revolución pacífica del siglo 21, que es la única posible en el presente. Todas las demás revoluciones quedaron obsoletas. Hoy no se habla más de izquierdas y de derechas, ni de comunismo y capitalismo. Lo que rige el siglo 21 es el ser sustentable o no serlo, ya que eso definirá desde las conductas sociales y empresariales hasta el éxito de un país: he ahí el dilema”.

¿Te veremos en la política argentina?

“Es una posibilidad, no de forma inmediata. Yo estoy muy vinculado a la política porque la vida ha hecho que muchos amigos hayan terminado siendo políticos. Hoy uno de ellos es el vicepresidente de la nación (Argentina, Amado Boudou). Otro político es el gobernador de la provincia de Buenos Aires, con quien estoy trabajando como asesor, que se llama Daniel Scioli. Y obviamente que por momentos me tienta el participar en el proceso. La política es una gran herramienta si uno sabe utilizarla para bien, pero hoy creo que tengo algunas cosas por terminar antes de dedicarme a la política, porque cuando uno entra en ella, realmente le tiene que dedicar el 100% del tiempo”.

Estados Unidos es un contaminante importante, muy conservador a la hora de cambiar sus hábitos nocivos. ¿Cómo podemos los hispanos ayudar a cambiar esta actitud desde adentro?

“Yo creo que Estados Unidos tiene una gran capacidad para cambiar y los latinos pueden jugar un rol fundamental en ese cambio. Gran parte de lo que sucede en EEUU es que la gente tiene información errónea y que los grandes grupos de poder -que no son sustentables y que no piensan de manera sustentable- se encargan de que la gente crea que la felicidad viene a través del hiper consumo, cuando no es así”.

Podríamos argumentar que de cierta forma EEUU también es Latinoamérica ¿Cómo encaja el mundo hispano en la agenda de R21?

“Yo creo que en este caso los latinos -que durante mucho tiempo y muchas veces han sido relegados- tenemos una capacidad y una sensibilidad diferente, que justamente nos pueden permitir liderar este cambio y esta revolución pacífica del siglo 21, que es el camino hacia la sustentabilidad. Y digo esto porque hace falta realizar algunos cambios que tienen que ver con tener una mayor sensibilidad hacia la naturaleza, hacia el entorno y hacia el entendimiento de la familia; que muchas veces uno ve y parece que esa familia americana con el tiempo lo ha ido perdiendo. Y entonces yo creo que los latinos estamos más cerca de la sustentabilidad en nuestros corazones que muchos americanos. Y que conste que no estoy generalizando, porque obviamente hay muchísima gente que justamente lidera los procesos ambientales y son americanos. Pero me parece que el latino tiene una gran oportunidad de liderar este cambio desde dentro del país para ser un ‘green leader’. Y eso es justamente lo que yo me propongo con R21 en EEUU”.

¿Cuáles son tus deseos para el año nuevo?

“La verdad es que nunca le doy mucha importancia. Para mí el 31 es un día más, una hoja que cambia en el calendario y que hace que todos empecemos a contar de nuevo. Me gustaría que el año 2013 sea un año en que la gente realmente entienda que las cosas están mal con el planeta, que los causante somos nosotros y que ellos pueden contribuir al cambio: Ese es mi mayor deseo”.

Para formar parte de esta revolución verde trabajando con Charly Alberti, entra a:

www.revolucion21.org

Twitter.com/charlyalberti

Facebook.com/charlyalberti