Renuncian tres funcionarios por ataque en Libia

Reporte había atribuido a varias fallas adminsitrativas la falta de seguridad

Guía de Regalos

WASHINGTON, D. C. (AP).— Tres funcionarios del Departamento de Estado renunciaron ayer miércoles bajo una intensa presión, menos de un día después de que un reporte atribuyó a varias fallas administrativas la falta de seguridad en el consulado de Estados Unidos en Bengasi, Libia, donde un grupo de milicianos mató al embajador y a otros tres ciudadanos estadounidenses, el 11 de septiembre.

Las renuncias se presentaron mientras los legisladores expresaban su disgusto y frustración por las conclusiones de un panel independiente. En tanto, el Departamento de Estado se esforzaba a fin de encontrar el equilibrio entre la protección de su cuerpo diplomático y las condiciones para que pueda realizar su trabajo en lugares riesgosos.

Un funcionario del Gobierno dijo que Eric Boswell, subsecretario de Estado para la seguridad de los diplomáticos; Charlene Lamb, asistente del subsecretario para la protección de las embajadas, y un miembro no identificado de la Oficina de Asuntos de Oriente Próximo, habían dejado sus cargos. El funcionario habló a condición de permanecer anónimo por no tener permiso de hacer declaraciones públicas sobre asuntos del personal de la dependencia.

El Departamento de Estado se negó de inmediato a comentarios sobre renuncias de los funcionarios que habían sido criticados, aunque no mencionados por su nombre, en la versión divulgada de la Junta de Revisión sobre la Rendición de Cuentas.

El almirante Mike Mullen, copresidente del panel y expresidente del Estado Mayor Conjunto, dijo a la prensa que el grupo no había determinado que algún funcionario se hubiera “involucrado intencionalmente en una conducta inadecuada o hubiera hecho caso omiso de sus responsabilidades a sabiendas”.