Intentan detener deportación de Soñador

Sigue a El Diario NY en Facebook
Intentan detener deportación de Soñador
Un grupo de activistas se ha movilizado para impedir la deportación de Fredi Alcázar, detenido por una infracción de tránsito a principios de este mes.
Foto: archivo

Atlanta/EFE — Activistas de Georgia han iniciado una campaña para evitar que un joven inmigrante, que vive en Estados Unidos desde los 8 años, sea deportado por segunda vez.

El mexicano Fredi Alcázar, de 22 años, fue detenido a principios de diciembre por una infracción de tráfico y recluido en la prisión del condado de Cobb, donde sus datos fueron comprobados a través del programa federal 287(g), que mostró que era indocumentado, por lo que notificaron a las autoridades migratorias.

Como parte de los esfuerzos, la organización Dreamactivist Georgia llevó a cabo una vigilia en la que participaron decenas de personas para solicitar la liberación del joven que podría ser deportado en cualquier momento.

“Estamos tratando de evitar que lo deporten otra vez, porque él no tiene familia allá, toda su familia está aquí en Estados Unidos y él ya fue deportado una vez por error”, aseguró Dulce Guerrero, representante de Dreamactivist Georgia, que además forma parte de la Alianza de Jóvenes Indocumentados de Georgia (GUYA).

En una lucha contrarreloj, los activistas han concentrado todos sus esfuerzos esta semana en lograr la liberación del joven, que fue trasladado a un centro de inmigración en Atlanta, según Guerrero.

“Estamos esperando a que nos den una respuesta para saber qué van a hacer con él, pero hasta ahora no nos han dicho nada y por ahora tenemos que esperar hasta la próxima semana”, señaló la joven.

De acuerdo con la activista, por ser un “soñador” Fredi no debería ser deportado, pues las autoridades federales han manifestado repetidamente que la prioridad a la hora de ejecutar las deportaciones deben ser los indocumentados que supongan un peligro para la seguridad nacional.

“Él no es una persona peligrosa o no tiene un récord criminal, sólo lo detuvieron por no tener licencia”, agregó Guerrero.

Alcázar fue detenido por primera vez seis días antes de su graduación en 2009, tras sufrir un accidente y que la policía descubriera que conducía sin licencia.

“El caso de Fredi es urgente, porque al haber sido deportado una vez antes, puede ser deportado otra vez”, explicó la activista, que es a su vez una “soñadora”.

El 4 de diciembre de este año, el joven fue detenido de nuevo por una infracción de tráfico, arrestado por manejar sin licencia y transferido a las autoridades migratorias.

Pese a que varios abogados de inmigración han señalado a la familia del joven que será difícil lograr su liberación debido a su previa deportación, los activistas están recopilando firmas para una petición que someterán a las autoridades migratorias la semana próxima.

La organización ha logrado suspender previamente la deportación de al menos 30 indocumentados.