En manos de la justicia

El matrimonio gay es la papa caliente que debe resolver el Tribunal Supremo

En manos de la justicia
La lucha por el matrimonio gay podría tener un desenlace 'supremo'.
Foto: ap

Nueva York — En este año que comienza uno de los grandes temas que tiene en sus manos el Tribunal Supremo será el matrimonio entre personas del mismo sexo, tema que postergaron hasta después de las elecciones presidenciales.

En diciembre, la Corte Suprema decidió que revisaría dos casos: la enmienda a la constitución de California, conocida como “Propuesta 8”, por la que se prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, y una provisión de la ley federal de defensa del matrimonio de 1996 en la que se limitan los beneficios para parejas del mismo sexo.

La presentación de argumentos se espera para la primavera y su decisión tal vez se produzca en el verano. Esta afectaría no sólo el hecho de si el matrimonio entre parejas del mismo sexo es legal, sino si todos los beneficios federales disponibles para los matrimonios se aplicarán a todas las parejas.

En corte federal la larga agonía del exsenador Pedro Espada y su hijo Pedro G. Espada llegará a su fin, cuando el 22 de febrero el juez Frederic Block de a conocer su sentencia por el caso que se les ha seguido por malversación y uso indebido de fondos federales. El caso se cerró el 12 de octubre, cuando ambos se declararon culpables tras llegar a un acuerdo global con la fiscalía que les permite cerrar todos los litigios pendientes con las autoridades.

También en la corte federal el 11 de marzo se entregará el exsenador estatal Hiram Monserrate. Este comenzará a cumplir su sentencia de dos años de cárcel, por fraude postal y conspiración para cometer fraude postal, usando fondos públicos para financiar su campaña política del 2006.

En las cortes estatales aunque no hay fechas fijadas, a lo largo de este año se verán múltiples casos que han acaparado la atención del público. Entre los más recientes está el de los detenidos porque, aprovechándose de la destrucción y caos causados por el huracán Sandy, saquearon establecimientos y viviendas. Las cortes de Queens y Brooklyn son las que tienen más casos.

Hay también numerosos crímenes homofóbicos que serán llevados ante un jurado que decidirá su culpabilidad o inocencia. Probablemente el caso más conocido sea el de los pandilleros de El Bronx que secuestraron, golpearon y violaron a uno de sus reclutas cuando descubrieron que era gay, así como a su amante, torturándole, sodomizándole con un bate de beisbol y robando su apartamento.

También en El Bronx seguirá el procedimiento judicial por los “arreglos” de la multas de tráfico para amigos y conocidos que llevó ante la justicia a 16 policías y tendrá a su cerebro ante el banquillo: José Ramos. El descubrimiento de este crimen se realizó tras una denuncia anónima contra Ramos, acusado de transportar heroína, robar dinero de narcotraficantes, cometer un atraco estando de servicio y revelar la identidad de un informante policial.

Por si esto no fuera suficiente, Ramos se enfrenta a otro juicio acusado junto a su esposa de conspirar para matar al testigo clave del primer cargo. “Sin él no hay caso”, dijo en una conversación desde la cárcel y grabada por la fiscalía.

Asimismo es de esperar que se produzca el juicio contra José Coimbre, acusado de asesinar a J.R. “Venezuela” Vargas, una joven promesa boxística que vio truncada su carrera tras lograr ser campeón mundial de la IBF (Federación Internacional de Boxeo) en el peso Junior Welter.

En Manhattan, el 7 de enero sentencian a Rodney Alcalá, el violador y asesino en serie que vino desde el Corredor de la Muerte en California, para enfrentar los dos asesinatos que cometió en Nueva York.

Al día siguiente se verá el controversial caso del supuesto terrorista José Pimentel, alias Muhammad Yusuf . Este año se espera saber de una vez por todas si es o no terrorista.

Pimentel se enfrenta a múltiples cargos por terrorismo y conspiración terrorista, posesión criminal de armas e intento de terrorismo. Según el pliego de cargos, fue detenido cuando estaba a punto de finalizar la fabricación de tres bombas caseras que iba a probar contra autos policiales y oficinas de correos, antes de atacar sus objetivos: los cuarteles policiales del Norte de Manhattan y soldados que regresaban de Irak y Afganistán.

Otro caso de gran impacto mediático es el de la niñera Yoselyn Ortega, que apuñaló mortalmente a los dos niños que cuidaba. Ella deberá decidir si se declara culpable o va a juicio. De hacerlo, el juicio no será sino hasta finales de año e incluso puede que sea en 2014, pues son de esperar múltiples mociones, audiencias y estudios psicológicos.