Se acerca el

Pocos años han sido tan esperados en la política local como el 2013, el cual marca el final de la era del acaudalado empresario que ha dirigido a la ciudad desde enero de 2002, y un drástico cambio en la composición del Concejo Municipal

Se acerca el
Michael Bloomberg terminará sus funciones como alcalde tras doce años en el poder.
Foto: ap

Nueva York – La contienda para reemplazar a Michael Bloomberg en el ayuntamiento será el gran evento que definirá a la ciudad de Nueva York este año, dominando las noticias y afectando la dinámica política y legislativa en los próximos 12 meses. Aquí una mirada a los asuntos políticos que acapararán la atención pública en este nuevo año.

Mientras se posiciona para liderar fuera de la alcaldía, previsiblemente como actor nacional en temas críticos como el control de armas y la legalización del matrimonio gay, Bloomberg tratará de solidificar su legado a la ciudad. La agenda incluye: un desarrollo inmobiliario masivo en los alrededores de la estación Grand Central, en Manhattan; la creación de un estadio de fútbol en Flushing Meadows-Corona Park; avances en la construcción de la facultad de ciencias de la Universidad de Cornell, en Roosevelt Island; y el desarrollo de la Armería de Kingsbridge, en El Bronx. Se espera también que el poderoso alcalde influya considerablemente en la elección de su sucesor, posiblemente lanzando su espaldarazo a un aspirante aún sin conocer.

A 10 meses de la elección, ocho nombres se dan como posibles candidatos a alcalde de la ciudad de Nueva York, el puesto municipal más poderoso del país y un importante cargo en la política nacional. Ninguno de ellos, sin embargo, goza de una delantera suficientemente fuerte para predecir a un ganador.

Al cierre de 2012, las encuestas dan a la presidenta del Concejo Municipal, Christine Quinn, como la favorita. Quinn es una legisladora demócrata de Manhattan, de ascendencia irlandesa, católica y casada con una mujer. Tras ella, en el bando demócrata, le sigue el afroamericano Bill Thompson, el excontralor de la ciudad que casi destrona a Bloomberg en 2009; y corriendo de cerca están el Defensor del Pueblo, Bill de Blasio, el legislador blanco de Brooklyn, y el actual contralor de la ciudad, el asiático John Liu, quien mantiene su nombre entre los favoritos a pesar de los serios problemas legales que enfrentó en 2012.

En el lado republicano, Adolfo Carrión, el expresidente de El Bronx, explora la posibilidad de hacerse con la nominación independiente y republicana. Carrión es el único hispano que se menciona como fuerte candidato a alcalde. (Aunque aún ruedan rumores de que el actual presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr., estaría contemplando lanzarse al ruedo demócrata). Asimismo, Joseph Lhota, el presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte y ex vice-alcalde bajo Rudolph Giuliani, saltará a la contienda por la nominación republicana. Otros dos que estarían buscando lo mismo son el senador estatal Malcom Smith y el empresario de medios Tom Allon.

A nivel estatal, varias iniciativas concentrarán la atención de Andrew Cuomo y de los legisladores en Albany: medidas para prevenir desastres naturales; aumento del salario mínimo; cambios a las reglas de financiamiento de campañas; mayor control de venta y posesión de armas; reformas a las políticas de patrullaje policial; y discusiones para legalizar el uso médico de la marihuana.

No está claro si los grupos pro-inmigrantes, animados por la posibilidad de una reforma migratoria federal, utilizarán el momento para empujar el Dream Act estatal, que daría acceso a los ‘Dreamers’ del estado a fondos públicos de ayuda para pagar la universidad.

A nivel local, se espera que continúe el debate sobre la ley para días de enfermedad pagados. Se espera que algunos de los candidatos a alcalde, parnticularmente Bill de Blasio, empuje la legislación para presionar a la presidenta del concejo, Chris Quinn, otra aspirante a la alcaldía, quien se opone a la ley y ha evitado su discusión en el concejo, a pesar de que la mayoría de los concejales apoyan la propuesta.

Asimismo, podríamos ver un renovado esfuerzo para lograr que los taxis livery puedan recoger pasajeros en las calles fuera del medio y bajo Manhattan (proyecto anulado por una corte por razones de procedimiento); también se espera una fuerte oposición a la política de prohibir la venta de bebidas gigantes azucaradas, que entrará en efecto en marzo.

Por último, algunas de las iniciativas del alcalde Bloomberg, como el desarrollo alrededor de la estación Grand Central y la construcción de un estadio de fútbol en Queens, podrían convertirse en controversiales temas de campaña para los candidatos a alcalde.

Los neoyorquinos no sólo votarán por un nuevo alcalde este año, también elegirán a 20 concejales.

Esta elección cambiará drásticamente la constitución del Concejo, incluyendo a su presidente cuya elección también ocurre en 2013.

Muchos de los concejales que dejan sus cargos lo hacen después de 12 años de servicio, tras verse favorecidos por el cambio en las reglas de límite de tiempo de servicio para funcionarios electos que Bloomberg orquestó en 2009.