Incertidumbre sobre rumbo de acuerdo fiscal

Washington/EFE — Destacados miembros republicanos en la Cámara Baja reaccionaron ayer con duras críticas al preacuerdo alcanzado el lunes por la noche entre la Casa Blanca y el Senado con el que se pretenden evitar los efectos del llamado “precipicio fiscal”.

El número dos republicano en la Cámara, Eric Cantor, próximo al ultraconservador Tea Party, anunció que “no apoyará” el proyecto de ley, aunque no especificó si eso significa que votaría en contra.

El presidente, John Boehner, todavía no ha convocado formalmente la votación sobre la propuesta de ley aprobada por los senadores.

Según Boehner, hay una “preocupación generalizada” entre los miembros de la Cámara por las lagunas en los recortes del gasto público dentro del proyecto de ley.

Entre los principales elementos del preacuerdo tal y como fue aprobado por el Senado, están:

– Convierte en permanente el nivel actual de los tipos impositivos para un 98% de las familias y un 97% de los pequeños negocios.

– Prorroga por cinco años ciertas deducciones para las familias trabajadoras, especialmente las relacionados con el pago de los estudios universitarios.

– Eleva el impuesto de la renta para las parejas con rentas anuales superiores a los $450,000.

Deuda rompe límite

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, notificó ayer al Congreso que el país superó el límite de endeudamiento de $16,390 mil millones autorizado por los legisladores.

El responsable gubernamental, en una carta enviada al Congreso, indicó que ha puesto en marcha una serie de medidas de emergencia que mantendrán financiadas las actividades del Gobierno a corto plazo y evitarán que Estados Unidos caiga, en los próximos dos meses, en una cesación de pagos.