Ramos reacciona a sanción de 5 fechas

'Espero que sea igual de estricto con los árbitros que se equivocan', sentencia
Ramos reacciona a sanción de 5 fechas
Al defensa del Real Madrid, Sergio Ramos, le salió muy caro el haber insultado al árbitro que le mostró la roja en el partido ante el Celta.
Foto: EFE

MADRID, (EFE).— Después de la expulsión que sufrió en el partido de Copa del Rey, el defensa de Real Madrid, Sergio Ramos, recibió cinco partidos de suspensión por parte del Comité de Competición de la Real Federación Española de Futbol.

Ramos fue expulsado por doble amarilla tras dar una patada a los 74 minutos, lo que produjo el enojo del español que arremetió contra el árbitro central del partido contra Celta de Vigo, por lo que no podrá ver acción en partidos entre la Liga Española y los Cuartos de Final de la Copa del Rey.

La decisión fue tomada por el órgano de primera instancia de la Federación, en su grado mínimo, basado en el artículo 94 de su código disciplinario.

El zaguero con el número 4 merengue le dijo al árbitro Miguel Ayza Gámez “¡Eres un sinvergüenza!”, repitiendo esta frase tres veces, así como “llevas todo el pu… día jodiéndonos”, según asentó el silbante.

Ramos no podrá ver acción en los tres partidos que enfrente al Valencia (dos de Copa del Rey y uno de Liga), ni contra el Osasuna y el Getafe de la Liga Española, por lo que podría reaparecer si su equipo accede a las semifinales de la Copa del Rey, que podría ser contra el Barcelona.

Según el juez de la Federación Española de Futbol (RFEF), “un hipotético arrepentimiento o disculpas a través de una red social” no puede subsumirse “dentro de la circunstancia atenuante de arrepentimiento espontáneo” que contempla el artículo 10.a del Código Disciplinario y que puede suponer una rebaja de la sanción.

Ramos, escribió después en Twitter: “Lamento el incidente con el árbitro, son momentos de tensión producidos por mi expulsión. Decimos cosas que después nos arrepentimos”.

El defensa se disculpaba así por haber llamado “sinvergüenza” tres veces al árbitro y tratar mal luego a uno de sus asistentes.