Preocupa a la iglesia delicada situación social

San Salvador/Notimex — La Iglesia Católica de El Salvador pidió ayer a la población cordura ante la difícil situación económica y social por la que atraviesa el país y que ha provocado masivas protestas desde el inicio del año.

“Tenemos que admitir que estamos viviendo una coyuntura difícil y una crisis económica”, señaló el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, en conferencia de prensa tras celebrar la homilía en Catedral Metropolitana.

El prelado indicó que la crisis social y la violencia están presentes en El Salvador, ante lo cual “tenemos que hacer muchos esfuerzos”.

Afirmó que los grupos o personas que se han manifestado tienen derecho a exigir sus demandas sociales y económicas, “pero no de manera violenta”.

“No dañando a terceros y eso es preocupante definitivamente. Todos estamos preocupados por esta situación y la Iglesia por supuesto que lo está”, añadió.

“Ojalá que no se nos desencadene una situación negativa sin control sino al contrario, yo haría un llamado a todos a la cordura, al buen juicio, a la buena voluntad para que los problemas se resuelvan por la vía del dialogo, no con acciones de violencia, que muchas veces en vez de solucionar el problema lo agravan más”.

El país ha enfrentado masivas protestas y paralizaciones del sector transportista y de los ex combatientes del pasado conflicto armado.

Los transportistas exigen la continuación del subsidio o el incremento a la tarifa del transporte colectivo, pero el gobierno rechaza sus demandas y afirma que no castigará más el bolsillo de los salvadoreños.

Los veteranos de guerra, por su parte, cerraron las fronteras y principales calles del país para exigir una indemnización de $10 mil para más de 30 mil de sus miembros.

Los ex militares amenazan con incrementar esta semana las protestas en el marco del 21 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, un 16 de enero de 1992, que pusieron fin a un conflicto armado de 12 años.