Se complica caso para hispana que empujó hindú al tren

Erika Menéndez ahora enfrenta cargos adicionales por agredir a una agente de prisiones

Se complica caso para hispana que empujó hindú al tren
Erika Menéndez está acusada de empujar al hombre a los rieles de un tren 7 el 29 de diciembre de 2012.
Foto: AP

Nueva York – La hispana acusada de causarle la muerte a un hombre hindú al empujarlo a los rieles del tren 7 en Queens, ahora fue acusada de agredir a una agente de prisiones.

Erika Menéndez, de 31 años, quien está detenida bajo cargos de asesinato por la muerte de Sunando Sen, a quien lanzó a los rieles de un tren el 29 de diciembre de 2012, ahora enfrenta nuevos cargos por agredir a la agente que la custodiaba en la unidad de siquiatría del Hospital Elmhurst.

Mientras estaba en el hospital, la acusada alegadamente agarró del cabello entrenzado a la uniformada y le golpeó la cara con las esposas, cuando la oficial le pidió que se sentara.

Menéndez fue arrestada nuevamente por este ataque y procesada el 16 de enero bajo los cargos de agresión y acoso, y enfrentaba una sentencia de hasta siete años de cárcel. Sin embargo, ayer la fiscalía y la defensa llegaron a un acuerdo para rebajarle los cargos. Ahora enfrenta solamente obstrucción gubernamental y si es encontrada culpable, podría ser sentenciada a un año de prisión. El juez decidió que Menéndez tiene que regresar al juzgado el 22 de marzo por esta nueva acusación.

Por el crimen de empujar al hombre en el tren, Menéndez tiene que regresar a los tribunales el 27 de febrero para que se tome una decisión dependiendo sus resultados siquiátricos.

A comienzos de año la mujer fue acusada de cometer un crimen de odio, al empujar a un hombre hindú que murió atropellado por un tren. La hispana dijo cuando fue arrestada que actuó por odio hacia los musulmanes: “Empujé a un musulmán a las vías del tren porque odio a hindúes y musulmanes. Desde 2001, cuando derribaron las Torres Gemelas, los he estado atacando”.

Por petición de sus abogados defensores, Menéndez está siendo evaluada siquiátricamente para determinar si esta apta para enfrentar un juicio. Por el asesinato de Sen, la mujer enfrenta una condena a 25 años de cárcel.