El inteligente estilo de gobierno de Medina

El gobierno presidido por Danilo Medina, después de tener en sus manos una “papa caliente” ha logrado sortear con éxito, el asomo de crisis política que se presentó al comienzo de su mandato, luego de informar al pueblo dominicano que se iba a implementar un ajuste fiscal, para poder hacer frente al déficit presupuestario de 187,000 millones de pesos, ($4,675,000,000), reflejado en las arcas oficiales al final del periodo fiscal del año 2012.

Hay que notar que una misión del Fondo Monetario Internacional que visitó el país en septiembre pasado, recomendó un significativo ajuste fiscal, debido a la desaceleración que había experimentado la economía dominicana, a un exceso del gasto público en el 2012, y para poder enfrentar la debilidad de su posición fiscal y los riesgos provenientes de la economía global.

En ese contexto el gobierno de Danilo aumentó de 16 a 18% el impuesto a la transferencia de bienes industrializados (ITEBIS), aumento que al parecer ha ido siendo asimilado por los consumidores sin muchos contratiempos.

Hay que notar el estilo sencillo del Presidente. Sus contactos directos con sectores representativos de la sociedad, con escolta notablemente reducida, sus sorpresivas visitas a hospitales públicos, para reunirse con comunidades campesinas y sectores populares. Contactos en los que deja como legado la solución o la promesa de resorber los asuntos que les son planteados.

Además de la aprobación del 4% del producto interno bruto (PIB), para la educación a aplicarse en el presupuesto del 2013, más la campaña para erradicar el analfabetismo iniciada también este año, han elevado los índices de popularidad del gobierno de Medina a un máximo histórico de un 83% y neutralizado los planes de oposición a los ajustes por medio de movilizaciones y otras actividades que pudiesen haber degenerado en actos de violencia.

Por su parte, la crisis al interior del Partido Revolucionario Dominicano –PRD- , la que día tras día tiende a profundizarse, debido a la intransigencia que muestran las facciones que tratan de quedarse con el control de la organización, aporta su cuota de distracción, lo que desvía en parte, la atención de la opinión pública hacia la problemática que afecta a la principal fuerza de oposición.

En fin, las expectativas en la población de que Danilo va a terminar haciendo un buen gobierno. son originadas en las acciones efectistas que el presidente realiza con una frecuencia. Eso genera mucho entusiasmo y contribuye a disminuir el estrés social que la sociedad cataloga como positivas. También concitan un inusitado apoyo a un presidente que en la oposición generaba suspicacia y en sus seguidores perspectivas de esperanzas.